Vida Cotidiana

Con todo

Ahora sí los partidos políticos que participan en la contienda electoral están tirándose con todo, por lo que no se duda que las piedras que avientan causarán heridas y afectarán a los candidatos, tanto a la gubernatura como a las diputaciones y alcaldías.

Son demasiados los participantes en estas campañas, por lo que no faltan aquellos que se dedican a tirarle a todo lo que se le ponga enfrente, en lugar de presentar propuestas, de decirle a los coahuilenses como van a trabajar si el voto los favorece.

En Torreón, se puede decir que los candidatos a la presidencia municipal se han portado a la altura, ya que por un lado Jorge Zermeño, el abanderado del PAN, es un caballero de la política, no le gusta denostar a su rival y prefiere mandar mensajes a los ciudadanos, buscando con ello en buena lid ganarse la confianza y el voto el próximo 4 de junio.

Su contrincante, el priísta Miguel Mery Ayup, es un político joven, quien ha respetado a su rival sin atacarlo, pero no por ello ha dejado de luchar por conseguir el sufragio de la sociedad, de aquellos que están indecisos.

En lo que se refiere a las campañas a diputados, se puede decir que también se han respetado, ya que priístas como Rodrigo Fuentes, Mario Cepeda, el mismo Román Alberto, se han dedicado a trabajar, a buscar el voto en compañía del candidato a la alcaldía. Los de Acción Nacional con Marcelo Torres a la cabeza, están haciendo lo mismo, enfocados solamente en lo que son sus campañas, sin ensuciarlas y apoyando a su abanderado a la alcaldía.

Eso es bueno y los torreonenses lo saben, lo entienden y algunos hasta lo aplauden, ya que a final de cuenta será su voto el que les dé el triunfo a quienes habrán de ocupar las curules, así como la presidencia municipal y la gubernatura. Hay algo que tienen molestos a los ciudadanos, la cantidad de spots que aparecen por todos lados, los cuales fastidian, además que en muchos de ellos, algunos candidatos a la gubernatura en lugar de hablar sobre propuestas, siguen con lo mismo, la de atacar y atacar, algo que cansa, fastidia y puede alejar al elector de las urnas.

Ojalá que los candidatos cambien los ataques por propuestas y así convenzan al electorado. 


walter.juarez@milenio.com