Vida Cotidiana

Se escuchan voces

No cabe duda que las redes sociales son en muchos casos, bien aprovechadas, ya que tras los terremotos de los días 7 y 19 de septiembre, que acabaron con la vida de muchos mexicanos y afectaron viviendas en estados como Chiapas, Oaxaca, Puebla, Morelos, Tlaxcala, Guerrero, Estado de México y la Ciudad de México, de inmediato empezaron a aparecer mensajes vía twitter o facebook, para exigir que el dinero de las campañas para el 2018, sea donado para los damnificados.

Muy calladitos habían permanecido los dirigentes de los partidos, así como los diferentes políticos, ya que parecía que estaban insensibles al tema de la ayuda a los afectados por estos sismos.

La verdad que los mexicanos rápidamente se mensajearon y le piden a Enrique Peña Nieto, Presidente de México, que haga algo bueno en favor del país que está en sus manos, que le diga al Instituto Nacional Electoral que el dinero, que son muchísimos millones de pesos, en lugar de entregárselos a los del PRI, PAN, PRD, Morena y demás, que el mismo sea utilizado para la reconstrucción del país.

Saben los políticos de todos los partidos, que en estos momentos no son bien vistos por el pueblo mexicano, saben que en las redes sociales han sido atacados fuertemente y con justa razón, ya que estos que viven del presupuesto, no quieren dar su brazo a torcer. Ya levantaron la mano algunos panistas, quienes hasta piden que se modifique la Constitución, mientras que los priístas están dispuestos a donar su presupuesto anual. López Obrador, fiel a su costumbre y populista como siempre, es el único que “puede” salvar al país, sacarlo adelante, pero además, conformar un grupo de “honorables” para que manejen los dineros para los damnificados.

Cuando el río suena, es que agua lleva, por lo que en estos momentos la clase política, debe de preocuparse por esas voces que ya se escuchan a todo lo largo y ancho del territorio nacional.

No cabe duda que los mensajes se han hecho virales y piden en los mismos, que el dinero ya no se dé a los políticos y se aplique a fondos de emergencia.

Este terremoto no solamente provocó desgracias en varios estados, también sacudió a la clase política.


walter.juarez@milenio.com