Vida Cotidiana

Sus equipos

Mientras que Jorge Zermeño, alcalde electo, ya prepara su equipo de trabajo para iniciar labores el primero de enero, el gobernador electo Miguel Riquelme hace lo mismo, con la diferencia que él empezará a dirigir el estado el primero de diciembre.

El exEmbajador de México en España, sabe que no la tendrá nada fácil, que habrá de colocar principalmente a aquellos que estuvieron a su lado en la campaña, además, a todos aquellos que también lo apoyaron cuando fue alcalde por primera ocasión.

Zermeño Infante es un hombre con experiencia, que no se le pasa nada y sabe que tendrá que trabajar con sus mejores cartas durante el año que dura la administración.

El alcalde electo también sabe que va a estar en el ojo del huracán, que todas las miradas estarán puesta en su trabajo, por lo cual no podrá equivocarse. En estos momentos su principal preocupación es la Dirección de Seguridad Pública, en donde ha dicho que habrá de colocar a un civil al frente de la corporación, declaraciones que no han sido bien vistas por diferentes sectores, por cámaras empresariales, ya que se podría perder todo lo ganado. 

Este podría ser su talón de Aquiles, por lo que deberá de pensar mucho esa decisión, ya que no es lo mismo colocar a un civil, que a un mando militar, quien a final de cuenta puede garantizarle la continuidad de los trabajos en la corporación, además siempre tendrá el apoyo del Ejército Mexicano.

En lo que se refiere al gobierno del estado, muchos de los que cobran en el ayuntamiento de Torreón, saben que no les afectará la alternancia, ya que tienen trabajo seguro en las diferentes dependencias estatales, sean en Torreón o en Saltillo. Estos mismos empleados o amigos del gobernador electo, saben que ahora ya no están en posibilidades de exigir, luego de que perdieran la presidencia municipal, así como las diputaciones locales, por lo que tendrán que aceptar lo que les den, principalmente puestos de segundo nivel, ya que los saltillenses son los que habrán de llevarse la mejor parte del pastel.

De algo no cabe duda, tanto el alcalde como el gobernador electo, colocarán a sus amigos en las nóminas municipal y estatal.


walter.juarez@milenio.com