Vida Cotidiana

A echar culpas

Después de las lluvias, los daños y afectaciones no se hicieron esperar y mientras que la ciudadanía es la que sufre las consecuencias, las autoridades empiezan a sacar excusas sobre los porqués de las inundaciones o encharcamientos, así como por daños en los diferentes colectores.Esta lluvia atípica en el mes de febrero, afectó a toda la región lagunera, poniendo de manifiesto la problemática que se vive en los diferentes municipios. Estas precipitaciones vienen a demostrar que las cabeceras municipales como los ejidos, sufren daños que ya son esperados, debido a que las autoridades municipales difícilmente se preocupan por los drenajes, por pavimentar calles, pensando siempre en que en la región llueve poco y por eso no le invierten.En San Pedro, Madero, Matamoros, Viesca, Torreón, Lerdo y Gómez Palacio, los encharcamientos se presentaron al por mayor y son las familias las que tuvieron que sufrir para evitar que el agua entrara a sus hogares, o bien, para salir de los mismos, ya que muchas calles estaban inundadas.En Torreón, se puede decir que las lluvias causaron afectaciones en el pavimento, aparecieron baches por todos lados y para taparlos, la presidencia municipal tendrá que realizar una inversión que no tenía contemplada.El mismo Gerardo Berlanga Gotés, director de Obras Públicas del municipio, aceptó que no se cuenta con un presupuesto para la construcción de drenajes pluviales, cuando él mismo sabe que hay colonias que se inundan con cualquier llovizna.En Gómez Palacio, hay colonias en las que sucede lo mismo, ya que cada ocasión que cae la lluvia, las calles quedan anegadas, algunas familias sufren inundaciones en sus viviendas y tienen que sacar el agua a cubetazos.En ese municipio, se puede observar que después de la lluvia aparecen los camiones del Sideapa para iniciar el desagüe, cuando lo mejor es que las autoridades si conocen del problema, le den una pronta solución y no esperen a que llueva y aparezcan las inundaciones, mientras que en Lerdo sucede algo similar.La verdad es que las autoridades de los diferentes municipios saben de los problemas que se viven con las lluvias, por lo que prefieren regalar hules, más si es época electoral, que realizar obras que no lucen, pero que sí benefician. 


walter.juarez@milenio.com