Vida Cotidiana

Sí les dolió

No cabe duda que cuando a alguien le pegan en el bolsillo, duele mucho y los profesores están muy adoloridos, ya que sienten que no es justo que el gobierno estatal les haya rebajado de su nómina muchos pesos del Impuesto Sobre la Renta, el famoso ISR.
Los maestros empezaron sus protestas en San Pedro de las Colonias y en Matamoros, manifestándose con pancartas afuera de las oficinas recaudadoras. Posteriormente y al ver que las autoridades no les hacían caso, decidieron seguir con sus protestas en las mismas oficinas, pero además, un numeroso contingente se dirigió a la caseta de cobro que se encuentra en La Cuchilla, en la carretera Torreón-Saltillo.
Esta medida de presión tampoco les funcionó a los mentores, quienes finalmente decidieron darle formalidad a su asunto y algunos decidieron irse a la huelga, por lo que en varias instituciones educativas colocaron banderas rojinegras, mientras que en otras, simplemente no acudieron a dar clases.
En Francisco I. Madero, los maestros estaban muy tranquilos, pero este martes por la mañana, también decidieron unirse a sus compañeros de San Pedro y Matamoros, tomando las oficinas de la Recaudación de Rentas de ese municipio.
Pero todo parece indicar que ninguna presión ejercida les ha dado resultado y por lo cual un grupo de más de mil maestros laguneros, se dirigieron a la ciudad de Saltillo y en la Plaza de Armas empezaron a lanzar consignas, hasta que hubo alguien que les dijo que el cobro del ISR era un gravamen federal y no era competencia del gobierno del estado dar una resolución.
Y mientras que los mentores se la pasaban en Saltillo, secretarios delegacionales recorrieron escuelas en diferentes puntos de la región lagunera, para solicitar las listas de los profes que faltaron y poder descontarles el día.
No cabe duda que esta historia habrá de continuar por buen tiempo, pero lo triste es que son los estudiantes de primaria y secundaria, quienes resultan afectados con la falta de clases. Ahora, solamente queda esperar a ver si les dan una respuesta satisfactoria a los maestros o seguirán las protestas y las aulas vacías.


walter.juarez@milenio.com