Vida Cotidiana

¿De quién es la culpa?

Se dijo que el Juzgado Civil, Familiar y Mercantil que se encuentra en Matamoros, cerrará sus puertas, lo mismo que los que se encuentran en los municipios de Francisco I. Madero y Allende. Nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que sucedió para que se decidiera su cierre. Quizá fue la falta de dinero, quizá fue el dinero que el Tribunal Superior de Justicia de Coahuila perdió en la inversión que hiciera su titular, Gregorio Pérez Mata al Ficrea. Es difícil saber el porqué se tomó esta decisión, la cual todo indica que fue muy radical y la misma sorprendió a propios y extraños.

Como era de esperarse, los abogados y todo el personal que labora en el Juzgado de Matamoros se encuentran entre tristes y molestos, ya que les están quitando su fuente de empleo, prácticamente los estarán dejando en la calle y todo por lo que consideran una decisión injusta, en la cual están pagando justos por pecadores.

Pero no solamente los empleados habrán de sufrirle de aquí en adelante, también a los ciudadanos, a todos aquellos que acuden a este Juzgado Civil, Familiar y Mercantil para que los ayuden en sus trámites de pensión alimenticia, en los divorcios o en cualquier situación jurídica.

Muchos de los usuarios de este juzgado, son personas que tienen que recorrer muchos kilómetros, ya que viajan desde cualquier comunidad ejidal tanto de Viesca como de Matamoros y para ello tienen que conseguir dinero para el pasaje y comerse una gordita en el camino.

Con el cierre, la situación para viesquenses y matamorenses se complicará, ya que tendrán que acudir hasta Torreón, pero además, no serán atendidos con la prontitud que lo hacían en Matamoros.

Saben los usuarios que los gastos son onerosos, que ahora tendrán que dar varias vueltas hasta Torreón para que los atiendan, ya que por ser una ciudad más grande, hay más personas haciendo fila y todo eso habrá de desanimar a la gente de Viesca y Matamoros. No sabemos si la decisión fue consensada por todos los que integran el Tribunal Superior de Justicia, o fue un capricho del magistrado y titular de este organismo, Gregorio Pérez Mata, pero lo que sí sabemos, es que esa determinación está perjudicando a los trabajadores del juzgado, así como a los ciudadanos de Viesca y Matamoros.

La pregunta es ¿quién podrá defender el no cierre de este juzgado? Será el gobernador, el mismo Gregorio Pérez Mata o bien, los abogados que ahí laboran habrán de conseguir un amparo federal, para evitar que sus fuentes de trabajo se cierren. El plazo se terminó y a partir del primero de mayo habrán de cerrar sus puertas tres juzgados en Coahuila. 


walter.juarez@milenio.com