Vida Cotidiana

¿De quién fue la culpa?

Ya pasadas las elecciones en las que hubo dos triunfadores, el PRI que ganó los 16 distritos en todo el estado y el abstencionismo, vienen las preguntas de rigor. Qué fue lo que realmente sucedió para que el tricolor se llevara el carro completo y qué fue lo que se dejó de hacer para que la ciudadanía en edad de votar no saliera a emitir sus sufragios.Platicando con algunos analistas, se coincidió en que los partidos perdedores, llámese PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y el que guste y mande, no cuentan con una militancia que los respalde, por lo cual sus candidatos solamente se dedicaron a ver que pescaban durante los más de 30 días que duraron las campañas.También se mencionó en la plática que en La Laguna de Coahuila, los ciudadanos ya están cansados de tantas elecciones, ya que el año pasado hubo sufragios para elegir alcaldes y en los municipios de San Pedro, Madero, Matamoros, Torreón y Viesca, el PRI ganó en todas.Pero más allá de lo que los partidos hicieron o dejaron de hacer, los del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, mucho tienen que ver en el abstencionismo que se presentó, ya que si en La Laguna de Coahuila hay un desinterés por estar en una región en la que año tras año se viven elecciones, en el resto del estado la gente tampoco acudió a votar.Sabemos que en Coahuila el abstencionismo, históricamente se hace presente en cada ocasión en que hay elecciones, pero ahora, el porcentaje muy apenas alcanzó o rebasó el 40 por ciento, lo cual demuestra que los del Instituto Electoral encabezados por Leopoldo Lara, simplemente se la pasaron de vacaciones.Eso no sucedió y los del IEPC sabían que si la gente no acudía a las urnas, los únicos que se verían beneficiados serían los priistas, lo cual sucedió al ganar los 16 de los 16 distritos disputados.Lo que le sucedió a los del PAN no es algo nuevo y sí algo que se esperaba, ya que de todos es conocido que el blanquiazul no cuenta con una estructura y siempre le apuesta al voto duro, al voto de castigo, el cual en esta ocasión simplemente no se presentó.De los partidos chicos, mejor ni hablar, ya que solamente son un problema para la democracia, ya que su único deseo es sobrevivir para seguir teniendo prerrogativas y sus dirigentes, poder negociar con el mejor postor. 



walter.juarez@milenio.com