Vida Cotidiana

Hay que cuidarse

Ahora sí que estamos en plena temporada decembrina, es cuando las empresas empiezan a entregar los aguinaldos, así como los ahorros a los trabajadores, quienes se convierten en estos días, en presas de los delincuentes, de los asaltantes, carteristas y de toda fauna nociva.

En estas fechas, se tienen que extremar precauciones, ya que quienes buscan “ganar” dinero fácil, se dedican a observar los movimientos que se llevan a cabo en algunas empresas, están al acecho y esperan el momento de atacar y despojar del dinero que se pagará a los trabajadores.

Pero además, hay un peligro latente, ya que los delincuentes saben que muchos laguneros traen dinero en esta época, por lo que empiezan con las extorsiones telefónicas, con las amenazas a las familias para que les depositen dinero en diferentes cuentas, ya que de no hacerlo, habrá represalias.

Es muy fácil caer en estos engaños, en las extorsiones y pese a las campañas que los gobiernos llevan a cabo, son muchas las familias que ante el temor de sufrir algún ataque, prefieren entregarles el dinero.

Lo que también se presenta constantemente son los secuestros express, en donde los delincuentes detienen a cualquier persona, se la llevan y la obligan a retirar su dinero de los cajeros automáticos.

Otra forma de conseguir dinero fácil, es por medio de los llamados secuestros virtuales, en los cuales hablan a cualquier persona a su celular y mediante amenazas dan órdenes, para luego enviarlos a algún hotel, motel o al interior de un centro comercial, mientras que por el otro lado, exigen dinero a sus familiares indicándoles del “secuestro”. Es muy fácil caer ante las amenazas hechas con palabras altisonantes, por lo cual es mejor dar aviso a las autoridades, quienes habrán de verificar la autenticidad de las llamadas telefónicas.

En esta temporada decembrina hay que cuidarse, no acudir solos a retirar dinero de los bancos, de cualquier cajero automático, no traer el efectivo en las bolsas o carteras y siempre estar atentos a las personas que están a su alrededor. Hay una indicación que dan las corporaciones policiacas y hay que atenderla: primero escuchar, después colgar y luego denunciar. 


walter.juarez@milenio.com