Vida Cotidiana

Ya los conocemos

Parece que a los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, no les importa afectar a terceras personas. La verdad que nunca les ha importado, ya que siempre anteponen sus intereses para conseguir sus objetivos, sin importarles pasar por encima de otros.

Se entiende que no quieren la Reforma Educativa, pero ese es un problema entre el gobierno federal con ellos, por lo que no se entiende los daños que están ocasionando en Oaxaca y Chiapas con sus bloqueos.

Desde hace muchos años, los mentores se han caracterizado por tomar carreteras federales, por acudir a la Ciudad de México a protestar y en sus marchas, ocasionar daños a comercios, así como al patrimonio de la ciudad, sin que realmente nadie, pero nadie les diga nada.

Cuando algunos maestros llegan a ser detenidos, de inmediato empiezan las presiones y a las autoridades no les queda más remedio que dejarlos en libertad. Los maestros tienen la fuerza nacional para paralizar el país, y lo que está sucediendo en Oaxaca y Chiapas, es solamente una probadita de lo que pueden realmente llegar a hacer. En estos momentos, estos profesores están afectando a las familias de ambos estados, han logrado que los productos básicos no estén en los hogares de miles y miles de familias.

Además, han provocado que lo poco que se tenga en las tiendas, aumente de precio, sin pensar en que hay niños que necesitan de alimento, de leche en polvo, así como personas que necesitan del maíz para subsistir.

Pero estos maestros han provocado que ya no se tenga gasolina en ambas entidades, que el sector hotelero opere al cinco por ciento de su capacidad y ante la falta de gas, en los restaurantes de los hoteles tengan que estar cocinando con leña.

Pero a esto hay que agregarle que las empresas no están trabajando normalmente, los empleados no tienen gasolina para transportarse, que la industria de la construcción se encuentra paralizada y todo por culpa de los “pobrecitos” profesores. El gobierno federal, dijo que no caerá en provocaciones, por lo que nada hace para quitar esos bloqueos que tanto daño están provocando.

El mismo gobierno federal ha permitido que esos “maestros” humillen a otros maestros que si quieren trabajar, además, también permite el gobierno que abusen de sus policías, luego de que vejaran a dos agentes federales a los que mantuvieron como rehenes.

La pregunta es hasta cuándo lo van a permitir o van a dejar que los profes se sigan apoderando del país.

La respuesta la tiene el presidente Enrique Peña Nieto. 


walter.juarez@milenio.com