Vida Cotidiana

Un cochinero

No cabe duda, que la pasada administración se olvidó de trabajar en beneficio del municipio, de los ciudadanos y es que ahora que inició su gestión el alcalde Miguel Riquelme Solís, los torreonenses se han encargado de informarle todo el cochinero en que se encuentra convertida la ciudad.
El presidente municipal dijo que habrá de cumplir con lo que prometió durante su campaña y lo cual quedó asentado ante un notario público, pero además, abrió cuentas en Facebook y Twitter para que por ese conducto los ciudadanos le envíen las quejas o todo lo que desean que el municipio lleve a cabo en beneficio de cualquier sector de la ciudad.
Lo que más reportan vía Twitter son los baches, lo mismo en colonias del primer cuadro de la ciudad como en la periferia. Pero no solamente mandan el mensajito, lo hacen acompañado de la fotografía del bache correspondiente, lo cual lleva a pensar que realmente fue muy poco o nada, lo que la anterior administración que encabezó Eduardo Olmos Castro.
Además, llegan mensajes de las zanjas que los empleados de Simas abrieron y que a los mismos, fieles a su costumbre, no regresan a tapar, por lo que se convierten en un verdadero peligro tanto para peatones como para automovilistas. También señalan la falta de luminarias, los parques o plazas en pésimas condiciones y no se diga la falta de vigilancia.
Sabemos que la ciudad se observa sucia, y es que desde que se entra por la carretera que viene de Matamoros, se puede ver la basura por todos lados, el periférico en su tramo de Torreón, luce como “boca de lobo”.
Quizás, ante lo sucia que se veía la ciudad, Riquelme Solís formó una brigada de limpieza conformada por 500 trabajadores, los cuales habrán de cambiarle en algo la fisonomía a Torreón.
Además, debemos de ver el abandono del Bosque Venustiano Carranza, el mal estado del Bosque Urbano, de La Alameda, del Centro Histórico y párele de contar. Según las mismas redes sociales, el alcalde Riquelme Solís contesta los mensajes y envía en el momento cuadrillas para tapar baches o arreglar luminarias, por lo que se espera que esta dinámica continúe durante los cuatro años que dura la administración.


walter.juarez@milenio.com