Vida Cotidiana

Ni en su casa

En estas campañas a diputados locales, todavía escuchamos hablar de que hay partidos políticos que registraron candidatos, los cuales son unos perfectos desconocidos. Pero también hay que decir que muchos esos partidos son por demás “patitos”, ya que carecen de estructura.Sabemos que los únicos organismos políticos en Coahuila que realmente siempre están en la pelea por el poder son PAN y PRI, mientras que el PRD solamente “da patadas de ahogado”.Se conoce hasta el momento que los candidatos del PAN son Margarita del Río, María del Carmen Espada, Jesús Ramón Colores y Natalia Virgil, quienes contenderán por los distritos VI, VII, VIII y IX, respectivamente.Por el PRI están en campaña Verónica Martínez, por el sexto, Shamir Fernández, por el séptimo, Leticia Castaños por el octavo y Luis Gurza por el noveno, estos dos últimos lo hacen representando a la coalición “Todos Somos Coahuila”.Después viene lo curioso de estas elecciones, ya que el PRD tuvo una conferencia de prensa en la cual estuvo presente su dirigente nacional Jesús Zambrano, quien en lugar de mencionar a sus candidatos, se dedicó a hablar de la inseguridad en Torreón, por lo que hasta el momento, es fecha en que pocos, pero muy pocos saben quiénes son los abanderados del partido del sol azteca.También sabemos que el partido Movimiento Ciudadano registró candidatos, pero los mismos son tan desconocidos, que no aparecen por ningún lado. El que llama la atención es el Partido Progresista, que presentó como uno de sus candidatos a Víctor Alducín Flores, quien fuera dirigente de los empresarios y un hombre que hablaba de todo, conocía de todo y ahora quiere meterse de político.Lo malo, es que al Partido Progresista, nadie lo conoce, no se sabe de dónde salió y al buscar información sobre el mismo, su página en internet es por demás obsoleta, está abandonada y todo indica que simplemente lo que busca Víctor Alducín, es seguir vigente en los medios de comunicación.En fin, la política tiene mucha tela de donde cortar y es a lo que le apuestan algunos partidos de los llamados “pequeños”, de esos que solamente buscan los votos suficientes para conservar el registro y seguir recibiendo los beneficios económicos que otorgan las autoridades electorales. 


walter.juarez@milenio.com