Vida Cotidiana

Todo cambió

Después de la demostración de un buen futbol, de ver cómo el equipo Santos Laguna se defendió y no recibió gol, así como la contundencia de su centro delantero que metió cuatro de los cinco goles, mismos que sirvieron para derrotar al Querétaro y para tener en la bolsa la quinta estrella, los laguneros volvieron a sentirse liberados, volvieron a sacar esos gritos reprimidos por culpa de la inseguridad que se registró durante varios años.

Con el triunfo ante los Gallos todo cambió, ya que esos jugadores dirigidos por un técnico portugués en el que nadie creía, han hecho el milagro, han unido nuevamente a los laguneros y volvieron a reafirmar que son parte de la identidad de esta región.

El equipo albiverde es protagonista del futbol mexicano y pese a los años violentos que se vivieron en la región, en la cual parecía que había un toque de queda simulado, ellos siempre estuvieron presentes, siempre acudían a sus compromisos y con gran profesionalismo, daban con su buen futbol, la cara por esta región.Cómo olvidar aquel partido en el que las ráfagas de las armas de fuego de grueso calibre lo interrumpieron y el mismo se suspendió para garantizar la seguridad de la afición, jugadores del Santos y del equipo visitante.

Se pasaron momentos difíciles, llegó Pedro Caixinha a la institución, con sus nuevas reglas mantuvo al equipo entre los primeros y ahora, después de sufrir durante algunas jornadas, logró lo que nadie creía, llegar a la liguilla, eliminar a Tigres, el primero de la tabla, a las Chivas, uno de los equipos de más tradición y ahora, con autoridad goleó al Querétaro.

El portugués aprendió a jugar finales y no cabe duda que todo indica que la tercera es la vencida. Fue el mismo técnico quien al término del partido habló muchas cosas, pero lo más interesante fue cuando mencionó que esta es la afición que quería ver, la que sabía que apoyaba al Santos y por lo cual confía que el Territorio Santos Modelo, se llene cada ocasión en que jueguen los Guerreros.

No cabe duda que el Santos unió a todos, ya que los comerciantes se beneficiaron, los restauranteros igual, los hoteleros no se diga, muchos laguneros hicieron su agosto en pleno mes de mayo y la afición recibió su recompensa.

Lo malo, son esos seudoaficionados que al calor de las copas se dedican a hacer desmanes. 


walter.juarez@milenio.com