Vida Cotidiana

Ya “calientan el brazo”

El tiempo pasa rápidamente y en este momento ya hay muchos suspirantes a contender por una diputación federal en el 2015. Son los priístas de La Laguna de Coahuila los que más se mueven para tratar de aparecer en las fotos y ser tomados en cuenta, tanto por el gobernador del estado, Rubén Moreira Valdez, como por David Aguillón, líder estatal del tricolor. Hay uno de los aspirantes que llama la atención y es Antonio Juan Marcos, a quien todo indica que le “deben una”, ya que él estaba muy posicionado para contender por la presidencia municipal de Torreón, pero al final fue Miguel Riquelme el candidato, por lo que debido a su institucionalidad, le prometieron que vendría algo bueno para él. Con ello, se supone que uno de los dos distritos ya estaría más que amarrado para Toño Juan Marcos, pero como en política no hay nada escrito, entonces todo puede suceder.Hay otros que desean ser candidatos como Rodrigo Fuentes, Román Alberto Cepeda, el mismo Salvador Hernández Vélez, Enrique Sarmiento con el apoyo del Movimiento Territorial Nacional o Miguel Mery Ayup, secretario del ayuntamiento. Se puede decir que el PRI ya tiene muchos aspirantes, mientras que los del PAN, se están reestructurando y según se observa el panorama, todo indica que hay una lucha por el poder en el partido, ya que los únicos que se mencionan para contender son Jorge Zermeño y el exalcalde José Angel Pérez. También se dice que Carlos Bracho podría ser otro más que entre a la contienda y es aquí en donde llama la atención el hecho de que ninguno de estos tres panistas es gente del grupo de Anaya Llamas, lo que lleva a pensar que al final entendieron que la militancia ya no los quiere. Sabe la gente de Acción Nacional que el exEmbajador de México en España, Jorge Zermeño Infante, es un activo muy importante, ya que los torreonenses lo recuerdan muy bien en su época de alcalde, después como candidato a la gubernatura y también como diputado federal. Quizá al exalcalde José Angel Pérez también lo recuerdan, pero por sus constantes pleitos con el entonces gobernador Humberto Moreira. El ambiente se calienta y todavía hay que esperar la reacción de Memo Anaya y su pandilla. 



Walter.juarez@milenio.com