Vida Cotidiana

¿Otro buen fin?

Muchas familias ya esperan el próximo fin de semana, para poder aprovechar las ofertas que habrán de ofrecer cientos de tiendas de todos tamaños y colores. Llegó la época de endeudarse con las tarjetas, de pagar a 18 o 24 meses la televisión o los muebles de la casa o bien, hasta unos zapatos.
Sabemos que hay empresas que cumplen con sus ofertas, que no engañan a los clientes, pero hay otras que juegan con los precios, dicen una cosa y la hora de llegar a la caja registradora para pagar, resulta que esa oferta extrañamente no aplicaba en el producto que el comprador lleva.
Platicando con varias personas, el comentario es que pese a todavía tener la deuda de El Buen Fin del 2012, ya que fue a 18 meses, están dispuestos a realizar nuevamente compras con sus tarjetas de crédito, habrán de exprimirle hasta el último peso a las mismas, al fin y al cabo que mes con mes se van pagando y lo mejor, sin intereses.
Muchos comercios de La Laguna ya están preparados para recibir a los clientes, han surtido sus negocios para poder soportar las ventas que puedan tener este fin de semana. Claro que hay negocios que no están en esta campaña de consumismo de El Buen Fin, pero que también habrán de aprovechar el momento para dar descuentos y atraer clientes.
En el 2012, la Procuraduría Federal del Consumidor tuvo pocas quejas realmente, fueron 165, en su mayoría relacionadas a irregularidades en la publicidad de las ofertas o incumplimiento de las promociones. En este año, la mismo Profeco pide a los consumidores denunciar cualquier anomalía y para ello tiene sus cuentas en Facebook y Twitter.
Son millones y millones de pesos los que habrán de moverse el fin de semana, ya que los mexicanos buscarán aprovechar las ofertas en lugar de esperar el día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, ya que se ahorrarían los gastos de transporte, alimentación y hospedaje, compensando en algo el ahorro de los comercios en México.
Debemos de mencionar que también hay muchos consumidores que se la han pasado ahorrando durante varios meses para esperar El Buen Fin, ya que prefieren los descuentos que son en forma directa, que aquellas ofertas que se pagan a meses sin intereses. En fin, todo indica que lo mejor es “endeudarse”.


walter.juarez@milenio.com