Vida Cotidiana

Sin tanto ánimo

Los estados de ánimo cambian constantemente y más con lo que ha hecho la selección mexicana de futbol. Recordamos que frente a Camerún se sufrió, el árbitro anuló dos goles por supuestos fuera de lugar, logrando derrotar al equipo africano uno a cero.Los festejos por este apurado triunfo no se hicieron esperar y la confianza en el equipo azteca renació, a tal grado que se decía que a Brasil se le podía vencer en su propio territorio. Eso no sucedió y gracias a una buena actuación del portero Guillermo Ochoa, de milagro no se perdió.Hasta ese momento se había logrado el objetivo planteado por Miguel Herrera, lograr cuatro puntos y supuestamente con eso alcanzar los octavos de final. Pero eso no pasó, ya que Croacia, su próximo rival, goleó a Camerún y llegó a tres puntos, por lo que en el juego del lunes contra el equipo azteca, saldrá a buscar la victoria para conseguir los otros tres puntos que lo clasificarían a la siguiente ronda.Sabemos que México con un empate estaría en octavos de final o bien, que Camerún hiciera el milagro y derrotara a Brasil, lo cual se antoja más que imposible. Pero es en estos momentos en que los estados de ánimo han cambiado, ya no es la misma euforia, no se siente la misma confianza.Todos esperan que México salga a partirse el alma ante Croacia, pero también saben que en esta ocasión el rival es muy diferente, es un rival europeo, con un estilo de juego que le duele al tricolor. Todo México está con el TRI de “El Piojo”, pero no todo México siente esa confianza de salir airosos, ya que sienten que para Croacia no hay mañana, saben que para ellos la única posibilidad para seguir con vida en Brasil 2014, es conseguir la victoria.En los juegos que se han visto hasta el momento, se han suscitado muchas sorpresas, los equipos de América han logrado salir avante, como Colombia o bien Uruguay que derrotó a Inglaterra, sin olvidar a Argentina que camina con paso firme, por lo que esperamos que México siga dando sorpresas y jugando bien.En estos momentos los estados de ánimo cambian, unos están seguros que México ganará, otros dudan del triunfo y le apuestan al empate y otros tantos sienten que el equipo tricolor sufrirá, por lo que no saben si triunfará, igualará o habrá de perder. 



walter.juarez@milenio.com