Vida Cotidiana

¿Y los alumnos?

En el estado de Guerrero nada sale bien y cuando no son bloqueos en el puerto de Acapulco o en la ciudad de Chilpancingo, encapuchados toman las casetas de peaje y ahí se dedican a pedir “cuotas voluntarias”.Algo no funciona bien y ya no sabemos si es el gobierno, los municipios o bien, algunas personas están aprovechando el momento de crisis que se vive en la entidad para crear disturbios.Ahora fueron los de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), los que tienen convulsionado a este estado marcado por el caso Iguala y por muchos otros más.Después de ver cientos de maestros protestar, viene una pregunta, ¿qué pasa con los alumnos?, quiénes les están dando clases, ya que sus mentores, esos que supuestamente les dan una formación académica, se encuentran en las calles, pero no solamente protestando por el pago de salarios o por lo que sea.En Acapulco se acaba de presentar un caso, en el cual durante un bloqueo afectaba al turismo que se dirigía al aeropuerto, por lo que elementos de la Policía Federal abrieron un corredor para apoyar a quienes tenían que llegar a tomar sus vuelos, cuando de pronto un autobús, que presuntamente era manejado por un integrante de la CETEG, arremetió contra los gendarmes y dejó a varios lesionados.Posteriormente se vino el desalojo de los profesores y durante el forcejeo, un maestro de 65 años perdió la vida. Son cientos de profesores los que andan peleando lo que para ellos es justo, lo malo quizá son las formas.Pero lo más triste es que esta situación en Guerrero parece que no tiene fin, y si no son los profes, son los padres de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, o bien, cualquier otra organización política que busca desestabilizar más de lo que ya está, al convulsionado estado de Guerrero.La situación que se vive en esa entidad también la sufren en estados como Oaxaca o Michoacán, en donde las marchas y violentas protestas están la orden del día. Normalmente se dan a conocer los hechos, se habla de los actos de violencia, pero realmente pareciera que a nadie, mucho menos al gobierno, les interesa que se mencione el verdadero trasfondo.Al final, estos actos se presentan durante todo el año con diferentes actores, lo malo es que en muchas escuelas, los alumnos se quedan sin clases. 


walter.juarez@milenio.com