Vida Cotidiana

066 ¿hasta ahora?

No se entiende el porqué hasta ahora están saliendo a relucir los problemas que se tienen con la central de emergencia 066, la cual simplemente no ha dado los resultados que se esperaban. Se ha dicho mucho sobre la labor que realizan las operadoras de este servicio para los torreonenses, pero la verdad, no sabemos a ciencia cierta la forma en que están trabajando, pero de algo si podemos estar seguros, de que no dan resultados. Si usted tiene un problema, de inmediato llama al 066 y en ese número le contestan cuando quieren y en ocasiones de mal modo. Después de explicar la situación, le dicen que van a canalizar su llamada y lo hacen esperar mucho tiempo. En fin, este servicio y nada es la misma cosa. Pero ahora resulta que el pedir auditorías está de moda y los integrantes del Grupo Empresarial de La Laguna no se quieren quedar atrás, por lo que solicitarán ante el Gobierno del Estado, que se revise el funcionamiento de esta central de emergencias, a la cual durante un tiempo se le invirtió mucho dinero, pero la realidad es que nadie sabe en que se ocupó el mismo, ya que no cuenta con un buen sistema de atención y no tiene una coordinación con las diferentes corporaciones policiacas o bien con los cuerpos de rescate. Quizás, Miguel Riquelme Solís, presidente municipal electo, sabe de la importancia que tiene el 066 y por ello al visitar otras ciudades, se fue directamente a los centros de operaciones, desde los cuales tienen todo el control en cuanto a materia de seguridad se refiere. Se percató de las videocámaras que hay en los municipios, de la coordinación que se tiene en los mismos y el tiempo de respuesta que dan a la ciudadanía y eso lo habrá de aplicar al iniciar su administración. En Torreón, una llamada de emergencia difícilmente es atendida y cuando esto sucede, ya pasaron muchos minutos antes de que los servicios requeridos fueran atendidos. Todavía recordamos a Javier Gutiérrez Pesquera (qepd), quien fuera director de Policía en Torreón, ya que era un jefe policiaco que se preocupaba por atender los llamados de la ciudadanía, medía siempre el tiempo de respuesta de sus elementos, por lo que en ocasiones en dos o tres minutos como máximo, se atendían los llamados de auxilio. Ahora, todo eso quedó en el olvido, como también está en el exilio aquel famoso C-4, como pomposamente le llamaban a esa central de emergencia.


Walter.juarez@milenio.com