Vida Cotidiana

Y ahora qué sigue

Mientras que Miguel Riquelme está por abandonar las oficinas de la presidencia municipal de Torreón, para irse a buscar la candidatura del PRI a la gubernatura, los otros aspirantes de su partido están esperando el momento para decir que también están dispuestos a luchar por ese “privilegio”, esperando que el piso sea parejo. Jericó Abramo, exalcalde de Saltillo y actualmente diputado federal, está esperando el momento para pedir licencia, lo mismo que la senadora Hilda Flores y el sampetrino Javier Guerrero García, ya que ellos también aspiran a ocupar el puesto que dejará vacante el año que entra el gobernador Rubén Moreira.

Mientras que los priístas están esperando los tiempos, la gente de Acción Nacional o mejor dicho, de los seis que aspiran a ser candidatos a la gubernatura hay sólo tres con posibilidades reales, Guillermo Anaya, diputado federal, Luis Fernando Salazar, senador con licencia y el alcalde de Saltillo, Isidro López.

En calidad de mientras, los seis panistas andan en lo que llaman la “ruta del cambio”, recorriendo todo el estado con sus propuestas y al final, todo parece indicar que el blanquiazul realizará una encuesta y el que salga mejor posicionado, será el candidato a la gubernatura. Parece que la “ruta del cambio” y la encuesta son solamente un sueño inalcanzable, ya que pese a lo que diga Guillermo Anaya de que en el blanquiazul no se usa el “dedazo”, a final de cuentas el que habrá de decidir quién es el bueno será Ricardo Anaya, dirigente nacional del PAN.

No cabe duda que hasta el momento por parte del PRI, el alcalde Riquelme Solís les está ganando la partida a los demás aspirantes, ya que tiene meses en campaña y ahora aprovechó los reflectores durante su tercer informe,  para dar a conocer que luchará por ser el candidato a la gubernatura. Las cartas están echadas, las encuestas realizadas por el tricolor indican que el torreonense va arriba, lo cual habla de la confianza de Riquelme Solís, al decir que como se las pongan baila, ya que la diferencia contra sus rivales de partido es mucha.

No cabe duda que de aquí en adelante panistas y priístas se tirarán con todo. 


walter.juarez@milenio.com