Vida Cotidiana

A todos afecta

Mientras que el frío que se ha dejado sentir en los últimos días, ha calado hondo en las familias más necesitadas, aquellas que viven en la periferia de la ciudad, quienes se resguardan en sus tejabanes de madera con techos de hule, las lluvias han afectado al menos 10 colectores, así como dos tuberías de 10 pulgadas hidráulicas.

Los más pobres, tienen que soportar las inclemencias del mal temporal, de las lluvias atípicas, de las temperaturas que han llegado hasta los menos dos grados centígrados.

Para ellos pareciera que las fiestas de Navidad y Año Nuevo no existen, al contrario, en esas fechas han tenido que sufrir para sortear el temporal, para evitar que el aire y las lluvias puedan entrar a sus humildes jacales. Se pueden ver durante el día, a los niños de aquellas familias vulnerables jugar entre charcos, utilizando solamente ropita que medio los cubre de las inclemencias del tiempo.

Ellos pareciera que así son felices, con juguetes que sus padres encontraron en alguno de sus recorridos por las calles de la ciudad y cuando llega la noche, a sufrir para poder dormir, esperando la ayuda de las autoridades.

Ellos sí que la sufren, mientras que por otro lado, pareciera que las lluvias que dejaron sentir fueron huracanes, ya que los daños han sido cuantiosos, como la caída de los colectores, además la gran cantidad de baches que se formaron, los cuales pasarán muchos meses antes de ser reparados.

Ahora, la responsabilidad para reparar los daños a las tuberías recaerán en el Simas, dependencia que deberá trabajar a marchas forzadas, ya que de lo contrario, las aguas negras que puedan emanar los colectores caídos, empezarán a ser un foco de infección y un grave problema para las familias.

En lo que a los baches se refiere, se estaba trabajando para repararlos, pero con estas lluvias, los que ya habían sido “tapados”, volvieron a abrirse, además muchas calles presentan nuevos hoyancos, sin olvidar todos aquellos que los trabajadores de Simas han dejado sin rellenar.

Este parece que es el inicio del invierno, por lo que todo indica que vendrán más frentes fríos, más lluvias y ojalá que las autoridades se den sus vueltecitas por las colonias de la periferia, que no solamente lleven hules, también les entreguen a las familias algo que comer, así como un buen juguete a los pequeños, quienes es fecha en que no conocen a Santa Clós.

Pero por otro lado, las mismas autoridades municipales, no solamente de Torreón, sino de la región lagunera, deberán de empezar a trabajar para reparar los daños dejados por las lluvias, ya que de lo contrario el problema se agravará.

Los más pobres sufren por el frío y los del Simas, por las lluvias.


walter.juarez@milenio.com