Vida Cotidiana

Un accidente

Después de ver la entrevista con el chofer del camión que cayó a un barranco, se puede observar el dolor que siente al recordar el momento en que bajaba del Puente de Ojuela con aquel grupo de cristianos.

El joven Guillermo Delgado, tiene un futuro incierto y realmente si vuelve a las calles o pasará muchos años tras las rejas, depende de las autoridades. Este chofer recuerda aquella tarde-noche trágica, el momento en que regresaba con sus pasajeros, cuando de pronto las llantas se trabaron, por lo que no pudo detener la marcha de su pesada unidad.

Recuerda que después de caer al barranco, el mismo pastor de la iglesia cristiana le dijo que lo ayudaba a salir, pero él le contestó que sacara a una pequeña que estaba atorada bajo su cuerpo.

Después todo fue confusión y fue cuando rescatistas, bomberos, paramédicos y voluntarios, iniciaron el rescate de los heridos y de las personas fallecidas. Han pasado más de dos semanas después de la tragedia, el mismo Guillermo Delgado pide perdón a las familias de las personas que perdieron la vida, de aquellas que resultaran lesionadas, ya que nunca fue su intención ocasionar ese accidente.

Su joven esposa, acompañada de sus tres hijos, también pidió perdón por lo sucedido, por ese trágico accidente y espera que los familiares le otorguen el perdón, ya que al igual que su esposo, sabe que todo fue por un lamentable accidente. Pero no solamente son Guillermo y su esposa quienes han hablado, también lo han hecho sus familiares, sus vecinos y sus compañeros de trabajo, quienes piden clemencia, piden que a las autoridades municipales interceder por este chofer, con la finalidad de lograr el perdón de los deudos.

Saben sus compañeros de ruta, que Guillermo, quien se encuentra convaleciendo en el Hospital General, que el accidente nunca fue con intención, ya que nadie sale a trabajar, pensando que va a sufrir un percance en el camino, en el que se pueda perder la vida, por lo cual le pidieron al alcalde de Gómez Palacio, que intercediera para que los familiares de los fallecidos y heridos lo perdonen.

Que difícil situación vive Guillermo Delgado, ya que postrado en su cama siente que todo  fue una horrible pesadilla, piensa en el accidente, piensa en lo que le depara el futuro, en su esposa, en sus tres pequeños, pero también cree en los milagros, por lo que espera que a él le suceda uno, que lo perdonen.

Espera que algún día no muy lejano, pueda volver a las calles, a salir a trabajar para llevar el sustento y que las familias de quienes perdieron la vida, encuentren la resignación y que comprendan que todo fue un lamentable accidente.


walter.juarez@milenio.com