Vida Cotidiana

Violencia no para

Mientras que en el municipio de Matamoros hay preocupación, luego de que los homicidios violentos continúan presentándose, en Torreón los delitos como el robo a negocio y casa habitación no paran, así como los asaltos a personas, robo de vehículos y atracos a comercios tampoco, sin que las autoridades policiacas puedan hacer algo al respecto.

El alcalde Miguel Riquelme, durante la reunión de evaluación de indicadores de seguridad, menciona que en la última semana se registraron 42 delitos, principalmente relacionados con el robo a negocios y casas habitación, mientras que el delegado de la Procuraduría General de Justicia en el Estado, Gerardo Márquez, indicó que tan sólo en los tres primeros meses de este 2015 se han registrado en promedio 300 denuncias relacionadas con estos dos mismos casos.

Lo que llama la atención de las declaraciones del delegado de la Procuraduría, es que solamente en una tercera parte de los delitos han sido detenidas personas involucradas, pero lo que no comentó es que en muchos de los casos, estos delincuentes son dejados en libertad por los ministerios públicos, sin saberse las razones.

En lo que al municipio de Matamoros se refiere, en todo el año 2014 hubo sólo cuatro homicidios violentos y en lo que va del 2015, ya han sumado nueve, algo que tiene preocupado al alcalde Raúl Onofre, quien dijo que pedirá ayuda a las autoridades policiacas del estado, así como a las federales.

En lo que a La Laguna de Durango se refiere, los robos y asaltos no se detienen, pareciera que a los ladrones no les interesa saber que la vigilancia está a cargo del Ejército Mexicano y de una Policía que se dice que existe, pero que nadie puede ver.

Lo único bueno es que los laguneros ya se acostumbraron a todo, poco les interesa lo que suceda a su alrededor, por lo que ahora sí salen a disfrutar de una buena cena o tomar una copa con los amigos.Saben que la policía hace su “luchita”, que los elementos de la Sedena patrullan la región y los federales están a la expectativa para apoyar en lo que se ofrezca. Son otros tiempos y si al vecino lo asaltaron, le robaron su carro, qué importa, ya pronto comprará otro.

Ahora, que el mundo de vueltas, La Laguna vive tiempos diferentes, con violencia todavía, pero al fin y al cabo, diferentes. 


walter.juarez@milenio.com