Vida Cotidiana

Van por informales

Pasaron sexenios y nadie se acordaba de los vendedores informales, muchos de los cuales ante la difícil economía que se vive en el país, ante la falta de empleos, han tenido que salir a las calles a vender desde comida hasta ropa usada, pasando por zapatos, juguetes y mucha mercancía traída de Estados Unidos.Ahora, el gobierno federal anunció que va por más de 28 millones de personas que se encuentran dentro de la informalidad, que no tienen acceso a créditos en Infonavit o ser parte de diferentes programas que llevan beneficio a miles de hogares mexicanos.Fue Enrique Peña Nieto, presidente de México, quien hizo el anuncio del nuevo programa “Crezcamos Juntos”, con el cual se espera que estos vendedores informales, puedan integrarse a la formalidad y tener acceso a los servicios médicos y sociales del IMSS, obtener créditos a la vivienda y demás.Fue claro el presidente en su mensaje, al invitar a todos aquellos que tienen sus pequeños negocios informales, se sumen a la formalidad, para que gocen de los diferentes beneficios, para que puedan pensar hasta en una pensión y además contar con créditos de la banca.Quizá se antoja difícil que la gente acepte de manera inmediata esta buena opción, ya que de antemano muchos le tienen miedo a Hacienda, temen que todo lo que ganen va a pagarse en impuestos. Otros, sienten temor, ya que los artículos que venden son de procedencia extranjera y no tienen facturas para comprobarlo.Lo que debería de hacer el gobierno federal, es explicar en forma sencilla los pasos a seguir para dejar la informalidad, decirle a los vendedores informales que no pasará nada, que el programa “Crezcamos Juntos” no es una cacería, sino una forma de beneficiarlos.Claro que hay aquellos que han hecho de la informalidad un imperio, ya que hay personas que se dedican a traer artículos norteamericanos y son los que surten a muchas personas que venden en mercados rodantes o en las llamadas “pulgas”.El programa es un buen inicio para beneficiar a aquellos los comerciantes informales que nunca han podido dar ese paso para lograr un crédito a vivienda o un préstamo bancario, ya que nada hay detrás de ellos que los respalde.Todo indica que llegó el momento para que todos paguemos impuestos, no importa si vendemos muebles o ropa de segunda. 


walter.juarez@milenio.com