Vida Cotidiana

Van con la UDC

Los panistas no quieren arriesgar mucho de su potencial político, ya tienen a sus candidatos a las diputaciones locales, quienes habrán de contender el próximo 6 de julio y la dirigencia nacional ya anunció que van a ir solamente en una candidatura común con el partido local Unidad Democrática de Coahuila. Sabe la gente de Acción Nacional que no pueden mover sus piezas de la noche a la mañana, ya sacaron a sus mejores cartas para contender y también sabe la dirigencia del PAN, que no se pueden dar el lujo de traer candidatos de otros partidos, ya que corren el riesgo de dividir más a su organismo político. Los del PRI, parece que cabalgan en caballo de hacienda, se la llevan tranquila, le siguen apostando a su militancia y a final de cuentas, los nombres de sus candidatos es lo de menos.
El pasado sábado, la dirigencia nacional, encabezada por César Camacho, el primer priista del estado, Rubén Moreira y David Aguillón, líder estatal del tricolor, tomaron la protesta a los 12 candidatos que habrán de contender en los sufragios del 6 de julio. Pero más allá de quienes estuvieron presentes en el evento celebrado en el Coliseo Centenario, los priistas volvieron a los tiempos pasados, a los que les dieron resultados y mandaron el mensaje de que ellos sí están unidos, que el día de las elecciones, sus militantes saldrán a emitir sus votos por su partido. La gente del Revolucionario Institucional, confía en que habrán de llevarse carro completo y en La Laguna de Coahuila, sus representantes sienten que tienen todo para ganar, quizás mostrando un exceso de confianza, ya que parece que no se quieren dar cuenta, que no solamente su militancia vota, ni tampoco los adheridos al Partido Acción Nacional, por lo que deben de saber que hay muchos laguneros que apoyarán, a quienes crean que serán buenos legisladores locales, por lo que no se dejarán llevar por los colores y son esos sufragios, los que al final inclinan la balanza.
Deben entender los del tricolor que el PAN también trae buenas cartas en su jugada, que sus candidatos no son improvisados, que en las campañas habrán de mostrar sus propuestas y con las mismas convencer al electorado de que son la mejor opción. El PRI le sigue apostando a un gran número de votos asegurados, pero el día de las elecciones, las cosas cambian, los del voto duro, los indecisos, ahora no hay nada para nadie.


walter.juarez@milenio.com