Vida Cotidiana

Últimos días

Se llegó el tiempo, la fecha para dar a conocer los nombres de los candidatos a diputados federales y los partidos saben que este domingo deben tener las listas definitivas, incluyendo a quienes contenderán por la vía plurinominal.En estos momentos, en Coahuila hasta el Movimiento de Regeneración Nacional, ya dio a conocer a sus candidatos y es obvio que quizá por ser un partido nuevo, sus abanderados son desconocidos.En el PAN, nomás no sueltan prenda, solamente se escucha hablar de los problemas internos que tienen y en los cuales están involucrados dos grupos, el que tiene actualmente el poder, el de Guillermo Anaya y el otro, el que acaba de nacer y que está formado por alcaldes, exalcaldes y muchos panistas de renombre.Los del PRI, esos nadaron de a “muertito”, se la llevaron con calma, se puede decir que fueron institucionales, que acataron las órdenes de la dirigencia nacional. Pese al descontento de muchos reconocidos priistas coahuilenses, su partido ya nombró a los siete que los representarán en la contienda, así como a quienes van por las candidaturas plurinominales.Los del PRD, parece que no cuentan con candidatos emanados del partido, además de estar esperando que sus dirigentes, “los Chuchos”, les den la lista de los que habrán de representar a su organismo político, tanto en la contienda directa como en las plurinominales.En Durango, el panorama parece ser el mismo y la realidad, es que solamente se observa que el PRI es el que se ha movido, el que ha hecho más ruido con los que serán sus candidatos.Al ser unas elecciones intermedias, el Instituto Nacional Electoral tendrá que redoblar sus esfuerzos para invitar a los ciudadanos a votar.Estas elecciones intermedias no cabe duda que normalmente benefician a quienes tienen una estructura, a los partidos que han trabajado con su militancia, ya que en esta ocasión no habrá efectos, no habrá nadie quien ayude a los candidatos.Después del domingo 22, se puede decir que vendrán unas “vacaciones” obligadas para los candidatos, quienes estarán más de 40 días bajo llave, mientras que los ciudadanos también descansarán, ya que saben que vendrán las campañas y con ellas las mismas peroratas de siempre. 



walter.juarez@milenio.com