Vida Cotidiana

Transporte y su “modernización”

Después de que mucho se habló sobre la cancelación de concesiones del transporte público debido a un sinnúmero de requisitos que no se cumplían, ahora resulta que el alcalde Eduardo Olmos Castro y su “flamante” director de Transporte, Luis Campos González, entregaron 2 mil 470 títulos de propiedad. Ahora sí que los transportistas se puede decir que cumplieron con los requisitos, de acuerdo al reglamento, por lo cual obtuvieron esos títulos que estuvieron cerca de perder. Pero más allá, los funcionarios municipales hablaron de darles certeza jurídica a los transportistas, como parte de la modernización del transporte público en la ciudad, algo que obviamente nadie cree, ya que se pueden ver circular unidades por distintos puntos del municipio que son verdaderas chatarras.
Claro que también hay algunos camiones urbanos que son de reciente modelo, pero de ahí a que esa modernización que tanto pregonan sea una realidad, hay mucha distancia de por medio. Las palabras son muy bonitas y el señor Luis Campos comentó que los concesionarios como prestadores de servicio tienen responsabilidades, pero también tienen derechos y la seguridad de que el ayuntamiento los respalda entregándoles los títulos. Sabemos que tienen derechos, pero también estos concesionarios saben que no hay nadie que los vigile, que los supervise y por eso muchas de sus unidades son conducidas por choferes irresponsables, choferes que gustan de jugar carreras y que arriesgan la vida de sus pasajeros como de los peatones, prueba de ello lo son los accidentes viales en los que participan y muchos han sido de fatales consecuencias. Pero por el otro lado, tanto se habló de las tarjetas prepago que instituyó la anterior administración encabezada por el panista José Angel Pérez, las cuales poco a poco fueron desapareciendo y todo porque muchos de esos concesionarios simplemente no se alinearon, dijeron no a todo y ahora sus choferes vuelven a cobrar como en antaño. Ahora, a ver que dicen los concesionarios, ya que en ellos está el modernizar sus unidades, el capacitar a sus choferes, ya que saben que la autoridad municipal en la persona del director de Transporte, jamás les exigirá y mucho menos habrá de castigarlos por traer sus unidades “chatarra”, y al volante a personas que no saben tratar al pasaje. En fin, ahorita ya tienen sus títulos y que el mundo ruede, con chatarras o  camiones nuevos.


Walter.juarez@milenio.com