Vida Cotidiana

Todos menos uno


Ha pasado más de un mes de la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa y es fecha en que son muchos los que hablan, los que opinan, pero solamente uno se queda callado, el gobierno federal, el cual lleva las cosas con calma, no quiere cometer errores y está esperando hasta el último momento para decir qué fue lo que realmente les sucedió a los jóvenes.Con la aprehensión de la llamada “pareja imperial” o “pareja indeseable” ese momento ya llegó, por lo que de aquí en adelante se puede pensar que la gente de la Procuraduría General de la República (PGR), la que lleva a cabo las investigaciones, habrá de encontrar a dos culpables y a los cuales les aventará toda la caballería.Ahora sí que el señor Murillo Karam, procurador general, el mismo Miguel Ángel Osorio, secretario de Gobernación, podrán tener un respiro, ya que tienen en poder a los dos que ordenaron el secuestro de los normalistas.Sabe la gente del gobierno federal que lo que digan tanto José Luis Abarca, exalcalde de Iguala y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, será clave para las investigaciones, para corroborar lo que ya deben de saber.En estos momentos ya todos hablan, todos opinan que la “pareja indeseable” dirá en dónde están los cuerpos, pero también hay otros que ya se encuentran detenidos y han realizado declaraciones nada satisfactorias, las cuales coinciden con las que diera el padre Solalinde.Otro que también habla y mucho es el gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega, quien primero dijo que había escuchado algunos comentarios en los cuales se decía que los normalistas estaban con vida. También apareció en Iguala una manta en la cual, quien presuntamente recibió a los jóvenes de manos de la policía, escribió que estaban vivos.Está todo tan revuelto, que a partir de la detención de el exalcalde y su esposa el agua empezó a agitarse muy fuerte, a tal grado que en el estado de Morelos, ya se habla de siete diputados involucrados con el crimen organizado.El momento para la PGR llegó y ojalá que las declaraciones de la “pareja imperial” lleven al pronto esclarecimiento del paradero de los 43 normalistas, ya que sus familiares, compañeros, amigos, la comunicad estudiantil y todo México, necesitan saber dónde están esos muchachos. 


walter.juarez@milenio.com