Vida Cotidiana

Tiempo de la mujer

No cabe duda que aquellos años en que a la mujer se le relegaba para papeles secundarios en muchas áreas de la vida, ha quedado en el olvido y en la política, se puede decir que llegó el momento para el sexo femenino. Se dice que en las nuevas formas de hacer política, es obligatorio que exista una equidad de género, que la mujer participe en partes iguales, por lo que en estos momentos para las elecciones a diputados federales, se puede decir que el mal llamado sexo débil, habrá de tener una gran participación. Anteriormente el hombre era el que mandaba en la política, solamente algunas mujeres se lanzaban a la conquista de algún puesto de elección popular y lo conseguían. Ahora, el ser regidora, diputada federal, senadora, es parte de la vida de la mujer, la cual con hechos se ha ganado un lugar en el escenario nacional. Sabemos que todavía hay políticos y no políticos que no están de acuerdo, que dudan de la capacidad de las mujeres, pero la realidad es que a final de cuentas, son ellas las que habrán de darle un cambio a los municipios, estados y hasta al mismo gobierno federal. Vemos que hay partidos que han intentado postular mujeres para la Presidencia de la República, como lo hiciera el PAN, pero también hemos visto muchas mujeres que ya gobiernan municipios y como para no dejar dudas, en el estado de Nuevo León los partidos políticos más fuertes, el PAN y el PRI, ya tienen a quienes los representarán en las elecciones a gobernador y son dos mujeres, algo que se antoja por demás interesante, ya que ambas candidatas ya registradas son jóvenes y las dos con arraigo en la ciudad de Monterrey. Se podrá decir que hay mejores cartas, que existen hombres más preparados para ser los candidatos a gobernador o a diputados federales, pero también hay mujeres que tienen las mismas cualidades y algunas más, por lo que son tan capaces tanto en la política como en cualquier labor que desempeñen, y no solamente en su rol como mujer, sino como personas capacitadas para cualquier situación que se les presente. Entre la clase política todavía hay ese sentimiento de que muchas mujeres todavía no están preparadas para ocupar puestos de elección popular, pero esa misma clase política, obviamente manejada por hombres, jamás las quiso preparar y han sido ellas por méritos propios, que han salido adelante.



walter.juarez@milenio.com