Vida Cotidiana

¿Sucesores o tapados?

Parece que en cuestión de política, el tiempo vuela y ya se escuchan muchos rumores sobre personajes que están preparando el camino para buscar la gubernatura de Coahuila, que están realizando “trabajos” con sus allegados y además, están hablando con diferentes líderes de opinión para conocer su sentir.
En lo que se refiere al PAN, se puede decir que en este momento hay tres cartas, una es la del diputado federal Guillermo Anaya, quien buscaría por segunda ocasión la candidatura de su organismo político a la silla estatal. La otra es Jorge Zermeño Infante, el cual también quiere nuevamente pelear por la gubernatura y el tercero, al que quizás menos posibilidades se le ven, pero que puede dar la sorpresa, es el senador Luis Fernando Salazar.
Por el lado del PRI, hay demasiados tiradores, son diferentes grupos los que traen a sus “posibles”. Vemos que por el lado de Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los diputados federales del PRI, trae a su gran amigo Alejandro Gutiérrez. La Secretaria de Sedesol, Rosario Robles, está impulsando mucho a su brazo fuerte, al sampetrino Javier Guerrero. Otros que quieren y se mueven por debajo del agua son los ex rectores Jesús Ochoa Galindo y José María Fraustro Siller.
La lista es interminable, pero no se puede olvidar que el gobernador Rubén Moreira Valdez es el que maneja los hilos del partido, que cuenta con el poder y además, con sus acciones ha demostrado que tiene en Miguel Riquelme Solís, alcalde de Torreón, a su carta fuerte.
De los partidos pequeños, se podría decir que sale sobrando hablar de ellos, ya que no tienen representación ni fuerza en el estado, por lo cual quienes aspiran a ser candidatos a la gubernatura, lo hacen por protagonismo y aparecer en los reflectores.
Todavía falta mucho tiempo, pero todavía recuerdo que cuando Enrique Peña Nieto gobernaba el Estado de México, su inquietud por ser presidente de México lo llevó a realizar labor partidista y llegado el momento, ya nadie le pudo quitar la delantera.
Ahora, parece que en Coahuila sucede lo mismo, algunos prefieren adelantarse y ganarle tiempo al tiempo, mientras que otros, prefieren esperarse, ya que dicen que el que se mueve antes de tiempo, no sale en la foto.


walter.juarez@milenio.com