Vida Cotidiana

Solución

Los maestros inconformes con el Impuesto Sobre la Renta, con ese descuento que les hicieron de sus salarios, los cuales en sus manifestaciones piden que el gobernador del estado, Rubén Moreira Valdez los atienda y les de una solución a su problema, el cual según han manifestado, los afectó en donde más duele, en sus bolsillos. Ahora, todo indica que el día de hoy los profesores pertenecientes a las Secciones 5, 35 y 38 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, habrán de escuchar una propuesta de solución, la cual saldrá del mismo Rubén Moreira quien según sus propias palabras, buscará mediante una Arquitectura Financiera, darles una respuesta satisfactoria a esos mentores que se han manifestado en las últimas dos semanas. Sabe el gobernador que quienes más están perdiendo en estos momentos son los alumnos de primarias y secundarias, ya que son dos semanas sin recibir clases de sus profesores, quienes se la han pasado buscando que alguien les de una solución al problema. El gobernador de Coahuila, a su llegada de su gira por países sudamericanos, de inmediato se reunió con los líderes sindicales, con quienes ha analizado la situación, por lo que ya les dijo que será este martes cuando le proponga una solución al magisterio coahuilense y que sean los dirigentes quienes la den a conocer a sus agremiados en todo el estado. Sabe Moreira Valdez que el tiempo no puede continuar su curso sin que los niños reciban clases, sabe que es urgente darle una solución a un problema que quizás no corresponde al gobierno estatal, pero que se ha generado en todo el estado y por ello debe de meter las manos. El mismo Rubén Moreira Valdez reconoció que el Gobierno del Estado no puede pagar mil 100 millones de pesos, ya que no los tienen y por eso es que se está haciendo una ingeniería o lo que llama Arquitectura Financiera, algo que según él, se debió hacer años anteriores. Sabemos que hoy miles de maestros de todo el estado habrán de arribar a la capital, para manifestarse frente a Palacio de Gobierno y pedir a las autoridades una solución que los deje satisfechos. Pero también los padres de familia esperan que los profesores entiendan que fuera de sus horarios pueden manifestarse cuantas veces quieran, pero que no pueden dejar de dar clases, ya que los que verdaderamente pierden en este problema son los alumnos. Ahora, solamente queda esperar a ver cuál es la solución y la respuesta de los profes.

walter.juarez@milenio.com