Vida Cotidiana

Sigue el “fantasma”

Primero fue en Los Cabos, Baja California Sur, en donde tras el huracán Odile se suscitaron actos de rapiña a manos de grupos que se organizaron para no solamente saquear grandes centros comerciales, pues también se dieron el tiempo para robar viviendas.Después se vino la violencia en el estado de Guerrero, en donde el pasado fin de semana en la ciudad de Iguala, entre policías y grupos armados cobraron la vida de al menos ocho personas y hay desaparecidos 57 estudiantes normalistas. Además, el equipo de futbol Avispones, de la Tercera División fue atacado por sujetos vestidos de negro, quienes asesinaron a un jugador.En Acapulco, el secretario general de Acción Nacional fue ultimado de tres balazos cuando se encontraba en un restaurante. En el mismo puerto, la tarde del lunes, cinco jóvenes fueron masacrados por un comando armado.El “fantasma” de la violencia continúa en todo el país y la región lagunera no ha sido la excepción, ya que los hechos violentos en los cuales las armas son las que hablan, continúan presentándose, aunque el alcalde de Torreón, Miguel Riquelme, diga que son ajustes de cuentas.El pasado lunes un joven fue atacado a balazos por dos sujetos que viajaban en una motocicleta. Por la noche del mismo día, un taxista fue acribillado dentro de su unidad, sin que nada se conozca de sus agresores. En la carretera La Cuchilla-San Pedro, durante la madrugada de este martes, un exagente Federal y su acompañante fueron atacados a balazos.Los asaltos continúan presentándose y lo peor del caso es que el robo de vehículos en forma violenta ha regresado, pese a que las autoridades digan lo contrario.Sabemos que muchos afectados difícilmente acuden a poner las denuncias, ya que los delincuentes se llevan no solamente los vehículos, sino las licencias de manejar y credenciales de elector, por lo cual tienen identificadas a sus víctimas, las cuales ante el temor de volver a sufrir una agresión, prefieren callar.Algo no está funcionando bien en el Operativo Laguna, quizá las autoridades se han relajado, han empezado a bajar la guardia, por lo cual la violencia ha aumentado. Es tiempo de que los que conforman este operativo, salgan a dar números sobre el combate a la inseguridad y digan qué es lo que realmente está sucediendo en la región. 


walter.juarez@milenio.com