Vida Cotidiana

Seguro obligatorio

El gobierno federal anunció que para circular por las carreteras del país los vehículos deberán de contar con un seguro obligatorio, el cual surge de la reforma que se realizara a la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte.Todo está muy bien, pero qué sucede con todos los vehículos que no salen a carretera y que circulan diariamente por las ciudades, muchos de los cuales son de procedencia extranjera y no cuentan con seguro que ampare lo que puedan hacer frente a terceros.En estos momentos ya entró en vigor el seguro obligatorio en carreteras, pero vemos constantemente accidentes en toda la región lagunera, en los cuales muchos de los participantes no cuentan con esa póliza que los ampare, que los pueda salvar hasta de ir a la cárcel por provocar daños materiales y lesiones a personas.Contra todos esos vehículos no hay campañas, no existen operativos, por lo cual cuando circulan por cualquier calle, bulevar o avenida, pueden participar en un accidente vial, en el que pueden ser responsables o afectados.Claro que si son responsables, pobre de aquel que chocó en su contra, que resultó afectado, ya que difícilmente le podrán pagar y tendrá que aceptar el pagar su deducible, si es que trae seguro.Pero qué sucede con todos los autos de procedencia extranjera, esos que están afiliados a diferentes organizaciones como Onappafa, Fedeppafa, Conappafa y todo lo que termine en afa, los cuales son demasiados y la verdad que pocos son los que se han asegurado por daños a terceros.Es difícil pensar el saber que muchos de los propietarios son engañados por algunos líderes de estas organizaciones, quienes además de prometerles legalizar sus vehículos, también ya hasta seguro les ofrecen, cuando saben ellos que eso no lo pueden hacer, al no estar constituidos como una empresa aseguradora.No solamente hay quejas contra estos dirigentes de organizaciones que agrupan a los “chocolates”, sino también muchas denuncias, ya que de todo lo que prometen los dirigentes, nada les cumplen a los dueños de los autos o camionetas de procedencia extranjera.Las autoridades saben cómo se las gastan estas organizaciones, pero por qué no hacen nada. La pregunta si el seguro obligatorio será el primer paso, o sólo es una “llamarada de petate” del gobierno federal. 


walter.juarez@milenio.com