Vida Cotidiana

Santos en semifinales

El equipo Santos Laguna es uno de los que mejor cerró la temporada regular, por lo que su triunfo ante Tigres, no es ningún milagro, como tampoco alguna novedad. Los Guerreros cerraron la temporada regular con 25 puntos, mientras que su rival en turno, el Guadalajara, consiguió 26, por lo que la diferencia fue mínima y las posibilidades llegar a la final en la era de Pedro Caixinha, son muchas.La semana pasada antes del juego ante Tigres, muchos “fieles” aficionados a los albiverdes sentían que su equipo estaba destinado a sucumbir ante el “súper líder”.

En su partido del pasado miércoles, los Guerreros lograron un empate con sabor a triunfo, pero esos “melosos” aficionados, con ese resultado dieron prácticamente por eliminado al conjunto lagunero.Pero para su sorpresa y mostrando el por qué fue uno de los equipos que mejor cerró el torneo, el Santos fue a Monterrey, se metió al “Volcán” y pese a tener todos los pronósticos en su contra, realizó un juego inteligente, maniató al rival y al final logró el triunfo y estar en semifinales.

Al técnico portugués Pedro Caixinha, la vida le vuelve a dar otra oportunidad, de estar en semifinales y buscar llegar a la final, lo cual en esta ocasión se antoja muy posible, luego de ver que ante Tigres, los jugadores sudaron la camiseta.

Si los laguneros salen ante las Chivas con ese mismo espíritu, con esa misma garra y ese amor a la camiseta, no se duda que puedan llevarse el triunfo en el TSM y el domingo sacar un buen resultado en el Omnilife.Es curioso, pero luego del triunfo del Santos ante Tigres, salieron de inmediato todos esos villamelones, todos esos que no creían en el equipo local y festejaron esta victoria.

Los mensajes vía redes sociales no se hicieron esperar y como por arte de magia, miles de laguneros se volvieron santistas de la noche a la mañana.Así es la vida, una semana atrás nadie creía en los albiverdes, el estadio lució una regular entrada y en estos momentos, ya todo mundo anda en busca de boletos para ver sus Guerreros y para apoyarlos.

El equipo aguantó críticas, el entrenador casi fue despedido, se le puso un ultimátum y ahora, está a sólo 180 minutos de llevar al Santos a una final más. Ojalá que ahora sí esta afición se involucre con el equipo y regrese la “santosmanía”. 


walter.juarez@milenio.com