Vida Cotidiana

Santos y sus dos caras

El llamado “equipo de todos”, el Santos Laguna, está mostrando dos facetas, dos caras, ya que en el torneo regular se ha olvidado de ganar, mientras que en la Copa MX ya está en la final, la cual habrá de jugar frente al equipo de la franja, el Puebla.Al entrenador Pedro Caixinha parece que ya se le acabó la magia, ya son varias temporadas al frente del conjunto lagunero y la verdad que sus números han sido de buenos a regulares y en esta temporada simplemente las cosas no se le dan, además ha empezado a cambiar el futbol por las declaraciones.Los albiverdes empezaron la temporada bien, mientras que a la Copa MX no le hacían mucho caso y ahora en el cierre, todo cambió, llegaron las derrotas, los empates y solamente un milagro podría llevar al conjunto lagunero a estar en la liguilla, dependiendo en mucho de los demás resultados.Pero como bien se dice, un campeonato se disfruta al máximo, claro, guardando las debidas proporciones, pero al final si le gana al conjunto poblano que viene encabezado por Cuauhtémoc Blanco, sería un trofeo más a las vitrinas de los Guerreros.Lo que le ha sucedido al equipo local es algo que se puede entender, ya que en las últimas temporadas han salido jugadores clave, como lo fue en su momento Daniel Ludueña, después Osmar Mares y el delantero Oribe Peralta, quedándose con dos jugadores veteranos como Juan Pablo Rodríguez y Oswaldo Sánchez, además una figura consolidada como Darwin Quintero, mientras que los demás son promesas.Pedro Caixinha sabía al inicio de la temporada que el camino sería sinuoso, que tendría obstáculos y que su banca es muy poco confiable, con un Mauro Cejas que simplemente no convence, tampoco “El Avión” Calderón, un jugador que ha venido de más a menos.Quizá si se le gana al Puebla, podrá decir que salvó la temporada, pero si pierde la Copa MX, se puede decir que su final como timonel del Santos está cerca.Los directivos saben que con Caixinha las cosas no han salido como ellos esperaban, el técnico portugués ha realizado un trabajo aceptable, como el de cualquier otro técnico mexicano o extranjero, pero con Santos simplemente no ha podido y todo indica que al final de la temporada, lo correcto sería que hiciera sus maletas y dijera adiós a La Laguna. Así es el futbol y los resultados no perdonan. 


walter.juarez@milenio.com