Vida Cotidiana

Salen a relucir

Está tan mal el drenaje en la zona metropolitana, que después de llover unos cuantos minutos, de inmediato aparecen en las alcantarillas los brotes de aguas negras, sin que las autoridades de los tres municipios se preocupen por ello.

En Torreón, durante los pasados días se dejaron sentir dos chubascos y fueron varias calles las que se inundaron de inmediato, ya que las alcantarillas no se dan abasto, por lo que en lugar de ayudar a que el agua se vaya y las vialidades se desfoguen, sucede todo lo contrario, ya que la misma se regresa y lo hace contaminada con las aguas negras de los drenajes. Siempre sucede lo mismo cada ocasión que llueve, por lo que las respuestas de las autoridades también son las mismas, culpando en muchas ocasiones a los ciudadanos, que son quienes arrojan basura a las calles, provocando taponamientos en la red del drenaje.

Han pasado administraciones tanto priístas como panistas, en todas ellas sus alcaldes han prometido darle una solución al problema de los encharcamientos, así como de la salida de las pestilentes aguas negras y es fecha en que nada sucede, en que todo sigue igual, mientras que los ciudadanos han esperado vanamente que el milagro sucediera, pero este nunca apareció.

Este mal también afecta a los gomezpalatinos, a los lerdenses, sin olvidar a aquellos que viven en municipios como San Pedro, Madero y Matamoros, ya que las inundaciones también se observan y todo por desidia o falta de atención de las autoridades, las cuales no se cansan de prometer y prometer lo que nunca habrán de cumplir.

Este es el principio de la temporada de lluvias, todavía viene lo más fuerte, por lo que hay esperar los encharcamientos habituales, las inundaciones en los sectores de costumbre y las familias a volver a protestar para que las autoridades municipales les hagan caso o de perdida, les prometan que algún día habrán de solucionar el problema que significa el mal drenaje.

Pareciera que a las autoridades, principalmente las del sector salud, no les interesan las enfermedades que pudieran ocasionar los brotes de aguas negras, que estos se contaminen con el agua de lluvia y sean parte de los encharcamientos que se presentan, los cuales se acumulan afuera de las casas y muchas ocasiones, los niños juegan en ellos, sin pensar en que pueden sufrir una infecciones serias.

Ojalá que las administraciones municipales se dejen de promesas y le metan unos cuantos billetes al problema del drenaje, que tantas afectaciones provoca cientos de familias, las cuales cada año sufren al ver que sus hogares se inundan. 



walter.juarez@milenio.com