Vida Cotidiana

Salario mínimo

En estos momentos hay partidos políticos que están realizando consultas ciudadanas sobre un posible aumento al salario mínimo y sus líderes se la han pasado hablando de sus posturas, quizá hasta cierto punto populistas.Pero parece que estos políticos no han pensado realmente en cuántos empleados mexicanos ganan el salario mínimo y son los únicos que habrían de beneficiarse, ya que a ellos se les aumentaría a 80 pesos, pero todos aquellos que ganan arriba de ese sueldo, no se recibirán ningún incremento.Parece que tampoco han analizado la importancia que reviste un aumento al salario mínimo, ya que muchos precios y tarifas están referenciadas y entre los que se encuentran las multas que se tienen que pagar al gobierno.Tampoco se han puesto a pensar en la forma en que habrían de afectar a miles de trabajadores con los pagos mensuales de los créditos hipotecarios, principalmente los del Infonavit. Es bonito escuchar la palabra aumento de sueldo, aumento al salario mínimo, pero esto también implica una afectación en la tasa de inflación.Se menciona que el número de empleados que ganaba el salario mínimo ha bajado considerablemente, por lo que en la actualidad solamente 571 mil trabajadores reciben el sueldo mínimo diario y son los únicos que se verían beneficiados con esta medida, mientras que los sueldos de los demás, no sufrirían ningún cambio.Hay empresas que por sus características pagan una mano de obra “barata” para subsistir y las mismas al aumentar el salario mínimo, se verán afectadas y existe la posibilidad de que en cualquier momento cierren y salga peor el remedio que la enfermedad.Es quizá por eso que aumentar el salario mínimo se convierte en un arma de doble filo, además de las consecuencias que traería a aquellas empresas que cuentan en sus filas con muchos empleados con ese salario, las cuales tendrían un grave problema al tener que pagar 80 pesos diarios.Esta propuesta la empezó Gustavo A. Madero, presidente nacional del PAN, y ahora lo ha secundado Miguel Mancera, gobernador del Distrito Federal, quienes están defendiendo sus posturas, como una medida populista para quedar bien con la gente que menos gana y de esa manera ganar adeptos. Los aumentos serían buenos, pero si no tuvieran repercusiones. 


walter.juarez@milenio.com