Vida Cotidiana

Reunión de seguridad

Todo parece indicar que el Secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, le informaron a medias sobre la situación en materia de seguridad en La Laguna, ya que durante la Reunión de Seguridad Región Noreste, en Durango capital el pasado miércoles con los gobernadores de Coahuila, Rubén Moreira, de Durango, Jorge Herrera, de Nuevo León, Rodrigo Medina, San Luis Potosí, Fernando Toranzo y de Tamaulipas, Egidio Torre, puso como ejemplo a La Laguna, diciendo que cuando se trabaja se logran resultados y que la inseguridad había bajado. Quizás al señor Secretario de Gobernación sólo le informaron que el número de homicidios en forma violenta ha bajado, pero que los casos se siguen presentando y prueba de ello, las personas que aparecieron sin vida el jueves.

Tampoco parece que le indicaron a Osorio Chong que los secuestros en La Laguna continúan, que los robos o asaltos se han disparado y solamente bastaba con que le hubieran informado, que el pasado martes un grupo de delincuentes asaltó cinco comercios en un solo día. Además el pasado miércoles una institución bancaria fue atracada.

El señor Osorio Chong sabe la realidad que se vive en La Laguna, lo que viven los ciudadanos y él tiene conocimiento de que los homicidios en forma violenta siguen a la baja, que aquellas balaceras de antaño se presentan muy esporádicamente y que los habitantes de esta región han logrado superar aquellos momentos amargos. Pero debe de saber el Secretario de Gobernación que lo que más afecta en estos momentos a los laguneros son los secuestros, los robos a casas habitación, los asaltos y el despojo de vehículos en forma violenta, por lo que el gobierno federal debe de apoyar a las corporaciones policiacas locales, para erradicar este fenómeno que flagela a La Laguna.

Otra cosa que se le debe de reconocer al gobierno federal, fue que cumplió con lo que prometió en una reunión que sostuviera en Torreón con todo su gabinete de seguridad, el de enviar elementos tanto del Ejército Mexicano como de la Marina y de la Federal, para atacar el índice de inseguridad. Ahora, solamente falta el ataque final a los delincuentes del fuero común para vivir tranquilos en esta región.

walter.juarez@milenio.com