Vida Cotidiana

Regresaron

Después de aquellos años en que la asistencia a presenciar el Vía Crucis en el Cerro de la Noas había bajado considerablemente, se esperaba que el número de visitantes en este Viernes Santo aumentara considerablemente, pero realmente el número de personas que acudió a ver la representación viviente rebasó las expectativas, ya que fueron casi 55 mil los que estuvieron presentes. El Cerro de las Noas volvió a vestir sus mejores galas, los actores que participaron en esta representación al ver la cantidad de asistentes se sintieron más motivados, el párroco del Santuario del Cristo de las Noas, José Rodríguez Tenorio, parecía que no daba crédito a lo que sus ojos presenciaban y su alegría no la podía ocultar. Los laguneros volvieron a disfrutar y se podían observar niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad, quienes acompañaron al Cristo viviente en su Vía Crucis, pero además, se dieron el gusto de volver a admirar de cerca el monumental Cristo de las Noas, volver a admirar la zona metropolitana desde el mirador.
Todo fue felicidad, el alcalde Miguel Riquelme Solís, también se mostró contento y es que sabe que la inseguridad ha bajado considerablemente, que aquellos enfrentamientos quedaron en el pasado, que las colonias aledañas al Santuario están volviendo a la normalidad y que actualmente la seguridad que dan los cuerpos policiacos, son motivo más que suficiente para decirle a los laguneros que Torreón es otra ciudad. Hubo una vigilancia extrema durante la Pasión de Cristo, los paramédicos de la Cruz Roja siempre estuvieron atentos a cualquier contingencia, atendieron a muchas personas que les bajó la presión y a otras que les subió, así como a niños que sufrieron alguna caída de su propia altura. Además, le proporcionaron los primeros auxilios a quienes sufrieron de insolación, pese a que en esta ocasión el clima fue benévolo y no hizo tanto calor como en otros años. Lo sucedido en el Cerro de las Noas, es un claro mensaje para los laguneros, en el cual se avisa que son otros tiempos, que después de aquellas tempestades que obligaron a muchos habitantes a resguardarse en sus hogares, ahora volvió la calma. Se dice fácil, pero el que hayan asistido casi 55 mil personas a ver esta magnífica representación en estas magníficas instalaciones.


walter.juarez@milenio.com