Vida Cotidiana

Regresan

Bajó de nuevo la violencia extrema, pero los asaltos parece que van en aumento, lo mismo que los robos de vehículos y de casas habitación, además los accidentes viales continúan a la alza, sin que las autoridades puedan hacer algo por evitarlo.

Todos los días se escucha hablar de los atracos a negocios, los robos a cuentahabientes, pero también de los percances automovilísticos, en muchos de ellos participan motociclistas, quienes son los que siempre llevan las de perder.

De noche, principalmente los fines de semana, se pueden observar a conductores manejar a exceso de velocidad, mientras que los oficiales de Vialidad andan en la búsqueda de sus clientes preferidos, de aquellos que les falla una luz, que traen un cuarto fundido, que no traen placas actualizadas y hasta uno que otro vehículo “chocolate”. 

Ahora son muchos policías estatales o de Fuerza Coahuila, muchos policías municipales, todos ellos en unidades nuevas, con equipo táctico de primera y sus armas son de lo mejor, los que patrullan la ciudad y pese a ello, se siguen presentando los asaltos, así como los robos de vehículos.

Los elementos de Fuerza Coahuila, en lugar de vigilar, de evitar robos, de evitar asaltos, se la pasan colocando retenes, como si el gobierno estatal los hubiera creado para servirle a Recaudación de Rentas, al detener vehículos que no han pagado sus derechos vehiculares.

En un banco local, un cuentahabiente retiró dinero y al salir del mismo, ya lo esperaban dos asaltantes, quienes trataron de despojarlo del efectivo y al resistirse, le dispararon para luego huir, mientras que los policías municipales, brillaban por su ausencia.

Hay sectores de la sociedad que reconocen que los delitos de alto impacto si bajaron, pero que tanto en Torreón como en Gómez Palacio, los robos de vehículos siguen a la orden del día.

Los gomezpalatinos han vuelto a ser víctimas del hampa, ya que los robos de autos aumentaron en un 50 por ciento, mientras que el Mando Único dice que todo se encuentra bien. En Torreón, con toda impunidad, en la carretera Torreón-Mieleras, dos sujetos despojaron a un conductor de su camioneta Ram 2016, los cuales tranquilamente huyeron.

Como siempre sucede, se activó el Código Rojo y al final, ni los policías de Fuerza Coahuila, ni los municipales, localizaron la camioneta. Lo bueno es que la seguridad va a la baja, dicen las autoridades. 


walter.juarez@milenio.com