Vida Cotidiana

Recta final

Ahora sí que los aspirantes a ocupar una de las candidaturas a diputados federales saben que están en la recta final, que no hay mañana y su futuro político puede estar en juego, ya que de no disputar una curul, corren el riesgo de quedarse varios años calentando la banca.Por el lado el PAN, poco se sabe, ya que el grupo que maneja a este organismo político trabaja con el método del “dedazo”, ya que difícilmente toman en consideración a la militancia.Se sabe que este grupo que ostenta el poder en el blanquiazul y el cual está encabezado por el diputado federal Guillermo Anaya Llamas, seguido por el senador Luis Fernando Salazar, ya no quieren más confrontamientos, por lo que todo indica que ahora sí les darán la “oportunidad” a Jorge Zermeño y Miguel Batarse.Los del PRI siguen con muchos tiradores, destacando Rodrigo Fuentes, secretario de Desarrollo Social y Román Alberto Cepeda. Claro que en la interminable lista se encuentra el regidor Miguel Mery Ayup, así como la síndico Cristina Gómez.En el distrito de San Pedro de las Colonias, el que sigue encabezando las preferencias es Jorge Abdala, expresidente municipal, quien está arriba de Boreque Martínez.En Gómez Palacio, ya se encuentra más que apuntada la exalcaldesa Rocío Rebollo, la cual trae todo el apoyo del gobernador Jorge Herrera, por lo que su triunfo en ese municipio se puede decir que está más que garantizado.Los del PAN en Gómez Palacio siguen perdidos, no se ponen de acuerdo y se presume que será el senador José Rosas Aispuro el que al final habrá de decidir quiénes serán los que contenderán por el blanquiazul.Del partido Morena, se dice que están organizándose, por lo que no se duda que de la noche a la mañana coloquen a cualquier político extraído del PRI y que se encuentra en el olvido, para que los represente, mientras que los del PRD no cuentan con perfiles y a última hora, como es su costumbre, sacarán a sus abanderados de cualquier esquina.El tiempo se acaba, se tienen que dar los nombres de los candidatos, sin olvidar que el 50 por ciento deben ser mujeres, por lo que la clase política, tanto de Durango como de Coahuila, tienen que aceptar las reglas del juego. Ahora sí que las mujeres llevan mano, no creen. 


walter.juarez@milenio.com