Vida Cotidiana

Quema de autos

Hace tiempo comentamos que el líder de la Onappafa empezaría a tomar acciones más radicales, con las cuales habría de presionar al gobierno del estado para que cesen los decomisos de autos “chuecos”, así como para que les entreguen los que ya les han asegurado.Puntualizamos que Guadalupe Barrios legalmente no puede lograr que le regresen los vehículos “chocolates”, no puede evitar los aseguramientos, ya que él sabe que se encuentran internados ilegalmente en el país, por lo que fiel a su costumbre, lo primero que haría sería el iniciar con la quema de algún auto “chueco”.El líder de los dueños de autos de procedencia extranjera, indicó que empezará con la quema de autos en el Periférico a la altura del edificio Coahuila, por lo que habrán de cerrar esa vía. Pero el señor dirigente es muy “consciente” y comentó que la acción se desarrollará de manera pacífica y la quema será muy rápida.De que es buena gente, ni duda cabe, pero de que sabe que sus placas de la Onappafa no valen, también lo sabe, por eso es que quiere tomar las medidas más drásticas y de esa manera tratar de evitar que las autoridades sigan con los aseguramientos.El año pasado bien pudo haber hecho la quema de autos “chuecos”, pero no eran los tiempos y mejor esperó a que llegara el 2015, un año electoral en el cual lo que haga puede afectar los sufragios o mejor dicho, puede afectar al partido en el poder.El dirigente de la organización que aglutina a los propietarios de autos “ilegales”, sabe que sólo con medidas de presión puede lograr sus objetivos, ya que pese a que siempre dice que todo está bien con el gobierno federal, la realidad es que no ha conseguido nada en concreto para buscar una regularización.En estos momentos está trabajando con la bandera de un “código” que supuestamente el gobierno federal le autorizó, con el cual prácticamente los dueños de los vehículos “chuecos” que lo porten, se convierten en “intocables”, cuando la realidad es muy diferente.Ahora, qué otras acciones drásticas habrá de llevar a cabo el dirigente de los “onappafos” y su gente, ya que sabe que es la única forma de ganar tiempo, de seguir pidiendo dinero a sus agremiados y de seguir dándoles atole con el dedo. Ahora, los laguneros tendrán que soportar las quemas de vehículos, bloqueos y algo más de parte de los “onappafos”. 


walter.juarez@milenio.com