Vida Cotidiana

Prometen y ¿qué han hecho?

En esta región del país, en La Laguna, cada año se viven elecciones, ya sea a diputados locales, federales, alcaldes, senadores, gubernaturas, Presidencia de la República y el próximo día 7 de junio, habrá sufragios para elegir legisladores federales.

Cada ocasión en que se presentan campañas electorales, los candidatos salen con las mismas promesas, dicen lo de siempre y hablan de que van a bajar el sol, la luna y las estrellas para hacerlas exclusivas de la Comarca Lagunera.

Llega el día de los sufragios, ganan los que tienen mejor estructura, los que le invirtieron más dinero y se van a sus curules a empezar a recuperar lo que le “metieron” a sus campañas.

En estos momentos muchos ciudadanos se preguntan ¿qué es lo que los actuales diputados federales han hecho? La verdad es que de todo lo que le dijeron a los laguneros cuando buscaban los votos, los ahora legisladores federales cumplieron cuando mucho un cinco por ciento, ya que no les “alcanzó” el tiempo.

Pero este mal no solamente es de los diputados federales, lo es también de los que cobran en los congresos estatales y de los mismos senadores, quienes desde su trinchera se dedican a cobrar, a alzar la mano y de vez en cuando, presentar alguna propuesta para que digan que está trabajando.

Cada año pasa lo mismo, son promesas incumplidas y vemos que quienes lograron esos puestos de elección popular, al término de su gestión regresan siendo más ricos y en busca de un nuevo “hueso”, para seguir viviendo del presupuesto. Esto se ha vivido por muchos años, no importa el partido que esté en el poder, ya que al final todos prometen y nunca cumplen. Lo malo es que los organismos políticos contrario gritan a los cuatro vientos que la gente no salió a votar y por eso ganó el partido de siempre.

Los ciudadanos esperan respuestas, pero esperan ver reflejadas las promesas en mejoras para Coahuila y Durango, no en escuchar que se logró un gran presupuesto, al cual difícilmente se le observará su destino final. Tampoco quieren escuchar que los políticos en el poder, andan del tingo al tango con el dinero producto de los impuestos. No cabe duda que prometer no empobrece, pero sí enriquece. 


walter.juarez@milenio.com