Vida Cotidiana

¿Y la Policía?

Los robos a negocios van en constante aumento en Lerdo y Gómez Palacio. No paran los atracos a tiendas de conveniencia, misceláneas y cualquier sitio que se les atraviese en su camino a los delincuentes. La pregunta es, ¿hasta cuándo operará una policía preventiva en esos municipios?El tiempo sigue su curso, se dijo que el año pasado quedarían conformadas las corporaciones policiacas tanto de Lerdo como de Gómez Palacio y ya estamos en marzo, sin que se observen indicios de que agentes municipales vuelvan a vigilar las calles.Los ciudadanos de ambos municipios ya han empezado a cansarse de ser víctimas de los delincuentes.

Ya están cansados de que con toda impunidad los ladrones se metan a sus domicilios a cualquier hora del día y vacíen sus viviendas, como también están cansados de ser víctimas de asaltos.

Se dice que la Policía Mixta, que el Ejército Mexicano, que la Policía Estatal Acreditable, que la DEI, se encargan de la seguridad, pero realmente no hay nadie que escuche a los ciudadanos al momento de realizar sus denuncias.

Cuando algo sucede en algún sector habitacional, se llama de inmediato a las líneas de emergencia, pero realmente los encargados de la seguridad tardan más de 30 minutos en llegar a atender cualquier denuncia, lo cual es mucho tiempo y el mismo es aprovechado por los delincuentes para huir.Los mismos ciudadanos recuerdan que en la época en que había policía preventiva, se hacían los llamados para realizar una denuncia y en cinco minutos llegaban las patrullas, ponían orden y se llevaban a los rijosos o escandalosos.

Ahora eso quedó en el olvido y por ello exigen que de nueva cuenta vuelva a funcionar una policía preventiva que realmente vele por sus intereses, que esté atenta a cualquier situación de emergencia.

En Torreón, se puede decir que los robos continúan, que están imparables, que los policías se ven por todos lados, pero que no pueden cumplir con su trabajo, lo cual demuestra que algo está fallando, que alguien no está haciendo su trabajo y ya es hora de exigirle a todas las corporaciones que se pongan las pilas y desquiten sus sueldos.

En cuanto a los crímenes violentos que se han dejado sentir nuevamente en toda la región lagunera, son las autoridades federales las que deben de tomar cartas en el asunto y pronto. 


walter.juarez@milenio.com