Vida Cotidiana

Pocos y divididos

Parece que las campañas que realizaron los candidatos a la dirigencia nacional del Partido Acción Nacional, lo único que lograron fue dividir al partido. En estos momentos se habla que son poco más de 220 mil militantes registrados en el blanquiazul en todo el país y tanto Gustavo Madero, como Ernesto Cordero, trataron de convencerlos de que son la mejor opción. Fue el miércoles cuando ambos candidatos cerraron sus campañas en las cuales se dijeron de todo y se lanzaron hasta con la cubeta, por lo cual lo único que consiguieron fue dividir a esos miembros del partido, algunos de los cuales en definitiva no quedarán conformes con el resultado que se de este domingo. Se cerraron las campañas, solamente faltan unos días para que los panistas salgan en todo el país a emitir sus sufragios y la verdad, a decir de varios analistas y por resultados de algunas encuestas, todo indica que el que lleva la delantera y tiene un triunfo casi seguro es Gustavo Madero, pese a que su rival Ernesto Cordero ha dicho lo contrario, ha comentado que él es que está en estos momentos arriba en las preferencias, que la mayoría de los militantes lo apoyan y que no duda ni tantito que habrá de ganar.
Quiero comentar que es fecha en que siempre que hay elecciones, los candidatos llegan al final de sus campañas con mucho ánimo y he escuchado las mismas palabras, ¡Voy a ganar!, sin importar si abanderan a un partido pequeño, mediano o de los llamados grandes. No sabemos si la gente que anda pegada a los candidatos la traen sólo para “lavarles el coco” y decirles que son los mejores, que llevan la delantera, cuando la realidad es muy distinta y no tienen ninguna posibilidad de lograr ganar, ya sea una curul estatal, federal, una senaduría, una alcaldía o la misma Presidencia de la República. Algo está pasando en el PAN y ambos candidatos se sienten seguros ganadores, confían en que el domingo por la tarde habrán de levantar la mano. Pero el que fue más allá en su cierre de campaña fue Gustavo Madero, quien le pidió a Ernesto Cordero que al final de los sufragios, reconozca el resultado, ya que teme que en caso de que pierda, diga que hubo fraude y pida que se invaliden las elecciones.


walter.juarez@milenio.com