Vida Cotidiana

Pobres paseos públicos

Se llegaron las vacaciones y como cada año en Semana Santa, son muchos los laguneros que difícilmente y por cuestiones económicas pueden salir a los distintos destinos turísticos, por lo que no queda más remedio que disfrutar de lo que se tiene a la mano.

Cada año el  Bosque Venustiano Carranza y la Alameda Zaragoza, son algunos de los sitios preferidos para pasar lo que se diría como un día de campo, en los cuales las familias acuden para llevar a los pequeños a correr y ahí mismo degustar de algunas tortas o bien, de comida preparada en casa o alimentos que traen todos los complementos y así disfrutar del momento.

Lo malo es que estos dos paseos públicos se encuentran en pésimas condiciones, en el más completo de los abandonos, vemos como el Bosque Venustiano Carranza ha sufrido un gran deterioro y por todos lados se observa que en mucho tiempo no le han dado una manita de gato. Anteriormente, se veía a las familias descansar en el pasto que se encontraba bajo los árboles, los juegos mecánicos del lugar eran un buen atractivo, pero ahora con el abandono en que se encuentran, son más un peligro que una diversión. 

La Alameda está también muy descuidada y a las autoridades parece que poco o nada les interesan estos dos sitios, tan emblemáticos de Torreón y que en estas fechas son lugares de esparcimiento.

Los bebederos están en pésimas condiciones, las pocas bancas que quedan se encuentran dañadas, el pavimento dentro de los mismos está todo cuarteado, los árboles tienen problemas y se observa que hace muchos, pero muchos meses que a la tierra de las diferentes plantas de ornato no se les da un tratamiento. Los negocios en el interior del Bosque, lucen viejos, algunos se encuentran cerrados y dando mal aspecto.

Es difícil enumerar todas las deficiencias de estos paseos públicos, lo cual lleva a pensar que no hay interés de parte de las autoridades municipales, por lo que sí así se encuentran ambos paseos públicos, también otras plazas han de estar en las mismas condiciones. No se entiende el porqué el abandono de estos sitios, cuando las mismas autoridades saben de la importancia que tienen tanto el Bosque como la Alameda y los beneficios que dejan a los laguneros.  Quizá ahora el alcalde Miguel Riquelme Solís y su gente, tengan más interés en el Bosque Urbano.



walter.juarez@milenio.com