Vida Cotidiana

Pistolas eléctricas

Los momentos de inseguridad que se viven en los municipios de Gómez Palacio y Lerdo, han provocado que la venta de dos artículos vayan a la alza, los frascos de gas pimienta o gas lacrimógeno y las pistolas eléctricas, también conocidas como “chicharras”.
Los negocios que venden este tipo de artículos han visto que la compra de los mismos se ha incrementado hasta 50 por ciento y quienes los adquieren, son principalmente mujeres que viven en las zonas más afectadas por los asaltos, robos a casas, robos de vehículos y por aquellas que tienen miedo a ser víctimas de los violadores.
Saben las mujeres, principalmente las jóvenes, que estos artículos no están prohibidos, que los pueden traer en sus bolsos, en sus autos y son fáciles de utilizar, además que sus costos son realmente accesibles.
Pero la pregunta es porqué llegar a este extremo, qué es lo que realmente está sucediendo en Gómez Palacio y Lerdo, como para que la inseguridad no baje, al contrario vaya en aumento.
Hay un cuartel militar, hay una Policía Militar, está la gente de la Policía Estatal, los elementos de la Dirección Estatal de Investigación y ni así, han podido evitar los ataques violentos a mujeres, los asaltos que se suscitan diariamente.
Se dice con bombos y platillos que la violencia extrema bajó, que los gobiernos federal, estatal y municipales, trabajaron en conjunto para acabar con aquellos cruentos asesinatos, con aquellas balaceras, con los secuestros, pero ahora resulta que no pueden detener a los delincuentes del fuero común.
Alguien no está haciendo su trabajo, ya que se habla de la famosa Policía Mixta, de los operativos coordinados por el Ejército Mexicano, los cuales trabajan día y noche en el combate a la inseguridad, pero la realidad es que cuando se reporta algún asalto o alguna violación, las corporaciones policiacas tardan mucho tiempo en llegar, por lo cual los delincuentes conocedores de la forma en que trabajan las policías, huyen del lugar con toda la tranquilidad del mundo.
El utilizar el gas lacrimógeno o las pistolas eléctricas es una forma de autodefensa, ya que saben que de las autoridades, poco o nada se habrá de esperar. Ahorita es con estas armas que no son prohibidas y al rato, veremos a la población con palos, machetes y hasta con armas de fuego. A lo mejor eso es lo que esperan las autoridades para poder actuar.


walter.juarez@milenio.com