Vida Cotidiana

Percepción

Mientras que las autoridades federales, estatales y municipales no se cansan de decir que la inseguridad ha disminuido considerablemente en la región lagunera, la percepción de los ciudadanos es otra, ya que sienten que se siguen viviendo hechos delictivos que afectan la tranquilidad.
Los ciudadanos dentro de su percepción, comentan que los homicidios violentos continúan, quizás esporádicamente, pero siguen presentándose en distintos lugares de La Laguna, tanto de Coahuila como de Durango.


Quizás se vivieron más de dos semanas de tranquilidad o mejor dicho, de tensa calma, hasta que aparecieron dos personas que fueron privadas de la vida en forma violenta y sus cuerpos tirados debajo del famoso puente negro.


En el lado de Coahuila, Armando Luna Canales, secretario de Gobierno, indicó que el número de bandas delictivas que tenían presencia en el estado han disminuido y aseguró que pese a la percepción ciudadana, los homicidios han ido a la baja.


Pero en La Laguna, tanto de Coahuila como de Durango, parece que las autoridades estatales, como las municipales, poco se han preocupado por acabar con los asaltos, los robos a casas, los robos de vehículos en forma violenta.


Algo sucede y es que el mismo Armando Luna Canales reconoce la labor del Ejército Mexicano para que los homicidios violentos disminuyeran, así como para que los grupos delictivos ya no se asienten en tierras coahuilenses, pero no dice lo que el estado o los municipios hacen o dejan de hacer.


Los laguneros comentan lo que piensan en materia de seguridad, por lo que su percepción es muy válida y pese a que quienes manejan las corporaciones policiacas digan que todo va a la baja, se puede decir que la realidad es muy distinta.


Solamente basta hablar con vecinos de varios sectores de Gómez Palacio o Lerdo, para que comenten sobre la inseguridad en la que viven, ya que el temor a ser asaltado es más que latente. En Torreón, se puede decir que los homicidios ya no se han presentado como en antaño, pero los delincuentes ahora le pegan directamente al ciudadano.


Si el Ejército ayudó a combatir los delitos de alto impacto, entonces las autoridades estatales y municipales deben de pedirle su apoyo para acabar con los delitos del fuero común, esos que pegan en el bolsillo de los ciudadanos.


walter.juarez@milenio.com