Vida Cotidiana

Penales, bombas de tiempo

A un día de la llegada de Su Santidad Francisco a nuestro país, se suscitó una riña en el interior del penal del Topo Chico, ubicado en la ciudad de Monterrey, la cual dejó un saldo de 52 reos fallecidos y 12 más lesionados.

Este es el México que encontrará el Papa, en el cual sigue imperando la violencia, continúan las muertes violentas, los asaltos, secuestros y demás delitos, tanto del fuero común, como del fuero federal.

El Pontífice Francisco en su visita hallará a un país convulsionado, en el cual los problemas parecen no tener fin, en donde el dólar sigue ganando terreno frente al peso mexicano y el precio del petróleo, está por los suelos. Pero en fin, lo sucedido en el penal del Topo Chico, debe de preocupar a las autoridades tanto de Coahuila como de Durango, ya que los centros penitenciarios no están libres de sufrir un enfrentamiento entre los presos, el cual termine en tragedia.

Los penales en el país, son siempre bombas de tiempo, las cuales pueden explotar en cualquier momento, por lo que ahora fue en Monterrey, pero mañana puede suceder en el de Acapulco, el de Torreón o en cualquiera del estado de Durango.

La pregunta que muchos se hacen es ¿de quién es la culpa de que se susciten estas riñas que dejan muertos? Lo más seguro es que la culpa sea del mismo sistema penitenciario, en el cual al parecer las autoridades carcelarias solamente están de adorno, ya que permiten que todo pase en el interior de los penales, que se distribuya droga, que reos de alta peligrosidad tengan lujos, comodidades, televisor en sus celdas, lo mismo que refrigerador y demás.

Estas autoridades carcelarias, parece que no quieren darse cuenta de las armas que fabrican los internos, las cuales a la hora de cualquier riña, salen a relucir y con ellas acaban con la vida de rivales.

Las revisiones a los penales parece que a nadie les interesa, ya que pasan meses, años y de pronto llevan a cabo alguna, encontrándose con la novedad que hallaron lujos en las celdas, además muchas armas punzocortantes hechizas, así como droga, sin que nadie responda por ello.

Parece que en Coahuila ya tomaron cartas en el asunto, luego de conocer la noticia de los 49 presos muertos en un motín en el penal del Topo Chico, por lo que reforzaron la seguridad en las cárceles de la entidad, iniciaron con operativos de revisión, además movilizaron a los agentes del grupo GATE, a los elementos de la Policía Acreditable, así como de la Operativa, para implementar tener vigilancia constante.

Se espera que en el estado de Durango también se tomen medidas, para evitar que se presenten este tipo de tragedias. Ojalá que la tranquilidad tanto en Durango como en Coahuila, continúe en todos los aspectos. 


walter.juarez@milenio.com