Vida Cotidiana

Pan de cada día

En Torreón y en otros municipios de la región lagunera, los bloqueos a las avenidas por parte de vecinos, lo mismo que la toma de escuelas primarias o bien, manifestaciones de padres de familia en las instituciones educativas, se han convertido en el pan nuestro de cada día.

Algunas familias protestan contra el gobierno estatal, otras en contra de los municipios, ya que les compran sus terrenos para hacer obras, pero pasen meses y años, sin que se los paguen, por lo cual toman medidas extremas, al bloquear el paso de vehículos en avenidas muy transitadas, buscando con ello que las autoridades puedan acercarse para llegar a un buen arreglo.

Estas personas se cansan de visitar a los encargados de las obras, a los representantes del gobierno o de los ayuntamientos, quienes pocas veces los reciben y cuando lo hacen, solamente es para darles largas al asunto.

En lo que se refiere a los padres de familia que toman escuelas, es muy común que lo hagan por la falta de maestros, ya que el ciclo escolar avanza y muchos pequeños no reciben clases, por lo que para exigir solución a estas situaciones, deciden tomar las instalaciones, no dejar pasar a los pequeños, así como tampoco a los profesores, hasta que llegue el representante de la Secretaría de Educación Pública y les asegure que les va a resolver el problema.

Pero también hay bloqueos por culpa de los de Simas, ya que ante la caída de los colectores del drenaje, muchas familias se ven afectadas, como las de la colonia Mayrán, quienes ven como sus casas han empezado a sufrir daños por la fuga de aguas negras.

Cansados de que no les hagan caso, los vecinos de ese sector habitacional decidieron bloquear la avenida de los Actores y calzada Paseo del Tecnológico, como una medida de presión para que les solucionen el problema.

Lo malo en todos los casos, es que normalmente los primeros que llegan para dar solución a sus demandas son los policías, quienes en lugar de buscar un buen acuerdo, solamente exaltan a la gente, se ponen en contra de la misma y por la fuerza tratan de quitarlos de las vías de comunicación, para evitar que se siga afectando a los automovilistas.

En la colonia Mayrán, la fuga de aguas negras además de provocar daños a las viviendas, son un foco de infección, además un lugar propicio para que ahí aniden moscos, para que luego se formen los que son portadores del virus del dengue, chikungunya o Zika, sin que las autoridades del Simas puedan hacer algo al respecto. Ojalá que las autoridades estatales, municipales y educativas, den pronta respuesta a tantos problemas y de esa manera evitar que se sigan afectando a terceros. 


walter.juarez@milenio.com