Vida Cotidiana

Ola de asaltos

Mientras pareciera que las autoridades tratan de tapar el sol con un dedo, al minimizar la ola de asaltos que se ha dejado sentir en la región, la realidad es muy diferente, ya que los atracos a negocios, los asaltos a personas, los robos a casas habitación, así como de vehículos, parece que van en aumento. Según las cifras alegres que dan semana por semana las autoridades policiacas, indican que el índice de delitos del fuero común va a la baja, que todo se encuentra en santa paz y en orden, por lo cual no hay porque preocuparse. Parece que no quieren ver que en la semana que está por concluir hubo varios asaltos, uno de ellos a las mujeres que conforman el grupo de “Compartamos”, a las cuales parece que ya les tienen tomada la medida. También fueron visitadas por los amantes de lo ajeno las oficinas de una panadería, así como otros negocios. Mientras que en Gómez Palacio dos empleados de una distribuidora de autos fueron despojados de más de 250 mil pesos. El jueves por la tarde, un negocio de venta de quesos fue atracado por un sujeto, quien se dio a la huida y tras una búsqueda por parte de los elementos policiacos pasó lo de siempre, que no lo encontraron. Pero por si fuera poco, la madrugada de este viernes, los delincuentes se introdujeron a una joyería ubicada en el centro de la ciudad, en la cual tras violar los candados, se apoderaron de diversas prendas de plata, con un valor de 300 mil pesos. La pregunta es ¿dónde están los policías?, ¿dónde quedó la prevención?, ya que los delincuentes siguen actuando impunemente. Otra cosa que también preocupa, es el robo a casas habitación, así como el robo de vehículos, ya que estos lo mismo se presentan en Lerdo, Gómez Palacio, que en Torreón, sin que ninguna autoridad de resultados al respecto. El Mando Único tiene el control, pero la verdad que su labor no ha sido tan efectiva con los delincuentes del fuero común, mientras que los policías municipales de Torreón, pareciera que ya no quieren hacer detenciones, ya que saben que los ministerios públicos dejarán a los delincuentes en libertad. No hay duda que los delitos siguen y las autoridades también siguen, pero maquillando las cifras y así todos contentos.


walter.juarez@milenio.com