Vida Cotidiana

Odisea en el camión

En varias ocasiones hemos comentado sobre el pésimo servicio del transporte urbano, de las unidades destartaladas, las cuales circulan en pésimas condiciones mecánicas, así como de algunos de sus choferes, los cuales son groseros y manejan a exceso de velocidad.

Una compañera reportera realizó una crónica de viajar en un camión de ruta, percatándose de lo que los usuarios sufren día a día para transportarse a sus trabajos, a las escuelas, a realizar sus compras o para ir a cualquier lugar.  

De entrada, el precio del pasaje fue de nueve pesos, el cual es alto para el pésimo servicio que ofrecen los transportistas, ya que en el interior de las unidades, se pueden ver asientos dañados, los tubos que sirven como pasamanos, están completamente oxidados, además que se encuentran llenos de mensajes escritos, sean con plumones, plumas y hasta esmalte para uñas, como describiera la reportera.

Se ha dicho hasta el cansancio que el pulpo camionero en Torreón, es el que manda, que la dirección de Transporte está de adorno, ya que su titular no ha podido con el paquete.

Esto se ve a diario, cuando estos camiones que son chatarras, circulan a exceso de velocidad, los choferes tratan al pasaje en forma prepotente, ya que si quieren y si se les antoja, se paran para levantar a los usuarios y cuando les hacen la parada para bajar, lo hacen no en las paradas establecidas, sino en donde ellos quieren.

La reportera narra en su odisea, lo que tienen que soportar los pasajeros, desde la música a alto volumen, hasta aguantar a los ayudantes conocidos como “moscas”, quienes para lucirse ante el chofer, se la pasan gritando y contando sus hazañas. Ojalá que el alcalde de Torreón, también realizara una travesía en un camión urbano, para que se pueda percatar de lo que sucede en su interior, para que observe lo que sufren los usuarios de este servicio.

Al vivir en carne propia la odisea de subirse a una de estas chatarras, estamos seguros que el alcalde tomará cartas en el asunto, ya que no se puede ofrecer este servicio en un municipio que quiere ser de los mejores en el país.

Pero sería bueno que no solamente el presidente municipal hiciera el recorrido, sino también los regidores de la Comisión de Transporte, para que se den cuenta de lo que los torreonenses viven a diario, así como de la complacencia con la cual el titular de la dirección de Transporte, deja trabajar estas unidades, sin molestar a los choferes, como tampoco a los del pulpo camionero.

Ya es hora de que hagan algo, ya que este problema del transporte urbano, se puede convertir en el talón de Aquiles de la administración. 


walter.juarez@milenio.com